El Área de Educación de Izquierda Unida de Castilla-La Mancha ha pedido la mejora de los planes de vacunación y un calendario claro para la comunidad educativa de la región, al tiempo que ha criticado que este proceso haya coincidido con sus «merecidos días de descanso».

El pasado jueves se inició en Castilla-La Mancha el proceso de vacunación de la comunidad educativa y, a pesar del retraso con que se inmuniza a este sector respecto a otras comunidades autónomas, desde Izquierda Unida saludan la llegada de la vacuna AstraZeneca al colectivo docente, así como al resto de los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza.



«Nos parece un acierto de las autoridades competentes el haber incluido a todo este colectivo en los primeros planes de vacunación, ya que no debemos olvidar no solo lo expuesto que están estos trabajadores a la infección por COVID-19 sino también el esfuerzo y sacrificio que han realizado durante este último año de pandemia».

Aun así, la formación de izquierdas también ve «sombras» en estos planes de vacunación y exigen que se corrijan para que todo este proceso se desarrolle con «toda brillantez y el respeto que la comunidad educativa de Castilla-La Mancha merece».



Consideran insuficientes los seis centros de vacunación, entre las capitales de provincia y Talavera de la Reina, para una comunidad autónoma tan extensa: «Se deberían haber abierto más centros de vacunación con el fin de evitar los riesgos que suponen los viajes largos para miles de docentes cuando en nuestra comunidad existe una amplia red de hospitales y centros de salud y, en especial, teniendo en cuenta que este proceso de vacunación coincide con los días de descanso lectivo para la enseñanza y que muchos docentes tienen su residencia lejos de su lugar de trabajo».

Precisamente otra de las cuestiones que desde el Área de Educación califican de «abusivo» es el uso de los días de descanso de Semana Santa en la vacunación: «Sabemos de la mala imagen que de nuestros docentes transmite insistentemente la administración educativa de Castilla-La Mancha, pero como consecuencia de esta decisión, muchos trabajadores de la enseñanza tendrán que hacer largos desplazamientos para vacunarse acompañados por algún familiar por el riesgo de que los efectos secundarios impidan la conducción en seguridad».



Izquierda Unida es crítica con el uso de estos días en especial si el proceso de vacunación se para después de Semana Santa por falta de vacunas y se pregunta si «no se podía haber hecho coincidir el período de vacunación con la actividad laboral de los docentes para no interrumpir los merecidos días de descanso de los trabajadores de la enseñanza».

Además, IU reclama a la Administración «un calendario claro de vacunación para los trabajadores de la enseñanza» ya que, «aún a día de hoy, muchos de ellos y ellas no saben cuándo se les va a citar para vacunarse».



También consideran que «el respeto hacia este colectivo se mostraría modificando los días para la segunda dosis del colectivo interino, así como de los que docentes que van a ser miembros de los tribunales de oposición para no hacerlos coincidir con los días de las oposiciones con el fin de que puedan rendir el máximo en una prueba tan decisiva para muchos y muchas».

Igualmente, el Área de Educación exige a la Administración que «la educación universitaria sea tratada igual que el resto de la Comunidad Educativa, ya que los riesgos a los que se enfrenta este colectivo son exactamente los mismos en todos los niveles de la enseñanza por cuanto la mayor parte de la enseñanza universitaria en Castilla-La Mancha es presencial».



Por último, IU exige a la Administración educativa que todo el colectivo implicado en la enseñanza «sea vacunado sin exclusiones», incluyendo además de al colectivo docente, «a diversos cuerpos auxiliares como ATEs, fisioterapeutas, o TEILSE (lenguaje de signos), ordenanzas, administrativos o personal de limpieza que, hoy en día, aún no tienen la seguridad de ser vacunados».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre