Izquierda Unida ha acusado al presidente de Castilla-La Mancha en funciones, Emiliano García-Page, de querer «privatizar» la prestación de los servicios sociales de la región al plantear este lunes la posibilidad de crear una empresa semi-pública en la que podrían participar o colaborar las entidades del Tercer Sector.

En nota de prensa, la formación de izquierdas ha recordado que es la Administración regional la competente y la responsable de las políticas que deban hacerse para los mayores, dependientes y grupos de población en riesgo de exclusión social. Es por ello que se ha preguntado que si la Administración cede su competencia a empresas público-privadas, así como la gestión de los recursos para la actuación directa, ¿qué va a gestionar la Junta?».



Según ha lamentado, «hoy ya hay muchas empresas preparando la oferta económica para hacerse con estos servicios y se hará con ella la oferta más barata donde pierden los trabajadores y trabajadoras y la calidad del servicio». «Y sino al tiempo», ha avisado.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre