La Ley de Economía Circular, que está previsto que sea aprobada en el pleno de este jueves de las Cortes de Castilla-La Mancha, contemplará incentivos para las empresas, una tasa para los vertidos, gravar los residuos peligrosos y los no peligrosos o una fianza para aquellas empresas que manejen este tipo de matariales.

Así lo ha puesto de manifiesto este martes en la rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos aprobados por el Consejo de Gobierno el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, quien ha recordado que Castilla-La Mancha será la primera Comunidad Autónoma que contará con una normativa que recoja los principios de la Economía Circular.



«Con la aprobación de esta Ley respondemos a uno de los compromisos del Gobierno regional como es contribuir a la lucha contra el cambio climático, a la transición energética y la protección del medio ambiente», ha subrayado el consejero, que ha insistido en que la Comunidad Autónoma será «vanguardista y un referente».

LA ECONOMÍA CIRCULAR

Tras explicar que la Economía Circular consiste en transitar de un modelo de economía lineal a otro circular en el que se pone el acento en la vida útil del producto, Escudero ha señalado que se avanza hacia la preservación del medio natural y a lograr una producción y un consumo responsable, acorde con los límites que plantea el planeta.

«Esta normativa nos va a servir para sentar las bases para atraer y potenciar a todas aquellas empresas de Castilla-La Mancha y las que quieran invertir en la región», ha apuntado el titular de Desarrollo Sostenible, para agregar que la Ley recoge de este modo incentivos económicos que se pondrán en marcha para este fin.



Escudero ha explicado que, según contempla la Ley, a los 12 meses de su entrada en vigor se podrá desarrollar la Estrategia Regional de Economía Circular, que establecerá los detalles en cuanto a líneas de actuación, sectores y ámbitos de desarrollo de esta norma.

UNA TASA DE VERTIDO

También contempla la creación de una tasa de vertido que el Gobierno regional quiere «imponer» para intentar que los residuos no vayan directamente a los vertederos y se valoricen y formen parte de ese concepto de Economía Circular. «Queremos gravar a los residuos peligrosos y no peligrosos para persuadir a las empresas y que hagan un uso acorde a su tratamiento», ha añadido.

Del mismo modo, en la Ley de Economía Circular se estipula una fianza para aquellas empresas que manejen residuos peligrosos y que sean contemplados en la propia legislación que se va a poner en marcha a este respecto.


Advertisement

Finalmente, Escudero ha destacado que esta norma ha contado con una «importante participación» y que llegará a las Cortes este jueves refrendada por la sociedad civil y el conjunto de las empresas que ya están implicadas en un grupo de trabajo específico en esta materia, por lo que se ha mostrado confiado en que todos los grupos políticos parlamentarios la apoyen.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre