La Dirección General de Salud Pública del Govern balear ha pedido que se hagan cribados entre los trabajadores de los hoteles donde se han alojado los estudiantes afectados por brotes asociados a viajes de fin de curso en Mallorca. Aproximadamente se contabilizaban unos 400 casos, 12 de ellos en Castilla-La Mancha.

Así lo ha indicado el portavoz del comité autonómico de enfermedades infecciosas de Baleares, Javier Arranz, en una rueda de prensa en la que ha explicado que el Servicio de Salud (IbSalut) está trabajando en los estudios de contactos entre compañeros de viaje que todavía se encuentren en la Comunidad.

Además, en Baleares hay cuatro estudiantes aislados en un hotel puente tras haber dado positivo en COVID-19.

Respecto a los cribados en hoteles, Arranz ha confiado en que no encontrarán un número muy elevado de casos puesto que los empleados de estos negocios “normalmente conocen muy bien las medidas” y “los estudiantes se han movido casi en una burbuja”, haciendo actividades “separados del resto de la población”.

El portavoz del comité ha apuntado que tienen constancia de que en algunos hoteles “ha habido encuentros y fiestas en zonas que se están inspeccionando” y ha añadido que se tendrá que actuar al respecto.

También ha informado de que el primer caso identificado fue el de un monitor de uno de los grupos, si bien ha aclarado que eso no quiere decir que fuera el origen del brote puesto que pudo venir de un caso asintomático.

MÁS DE 400 CASOS

Según ha informado Arranz, en la reunión del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias de este jueves se informó de casos en Comunidad de Madrid -que representa la mayor parte del total-, Comunidad Valenciana, País Vasco, Murcia, Aragón y Castilla-La Mancha.

Aproximadamente se contabilizaban entonces unos 400 casos, si bien las cifras que han ido dando las Comunidades posteriormente apuntan a un número mayor: Madrid ha detectado 320 casos, País Vasco 49, Comunidad Valenciana 67, Murcia 20, y Aragón 10; además, Castilla-La Mancha comunicó 12 casos en la reunión del CCAES.

Al margen de estas Comunidades, Galicia ha informado de 50 casos y Andalucía de que tiene 476 jóvenes en aislamiento tras los viajes de fin de curso realizados a Mallorca. Por otra parte, Cataluña investiga un brote con 24 casos tras un viaje de fin de curso no a Mallorca, sino a la isla vecina de Menorca.

“NINGÚN FILTRO ELIMINA AL 100%” EL RIESGO

Arranz ha asegurado que en la reunión del CCAES quedó claro que el brote “no se ha producido por la mala situación en Baleares” y que probablemente se deben a que viajaron personas contagiadas que no sabían que portaban el virus, “se han juntado haciendo actividades de riesgo y lo han magnificado”.

En este sentido, desde Baleares consideran que el caso importado es la hipótesis más probable dado que no se están detectando casos asociados dentro del territorio. “No podemos decir que tengamos ahora un gran brote en la Comunidad”, ha argumentado Arranz.

El experto ha recordado que aunque existen controles de entrada a la Comunidad, “ningún filtro elimina al 100% la posibilidad de recibir personas que puedan desarrollar la enfermedad”.

“SI HUBIERA TOQUE DE QUEDA” CIERTAS SITUACIONES NO SE PRODUCIRÍAN

El portavoz del comité de enfermedades infecciosas también ha reflexionado señalando que “si en este momento hubiera toque de queda, ciertas situaciones no se estarían llevando a cabo o habría más dificultad”.

Respecto al brote entre estudiantes catalanes asociado a un viaje a Menorca, Arranz ha señalado que probablemente no esté relacionado con el de Mallorca pero sí sea “de características similares”, asociado a actividades de riesgo como fiestas o botellones.

COORDINACIÓN

De su lado, la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, ha asegurado este viernes que el Ministerio de Sanidad y las administraciones de las comunidades autónomas trabajan “coordinados” para hacer frente al brote y que se está “controlando” a las personas afectadas y sus contactos directos de forma que “se acotará totalmente esa infección”.

Así se ha manifestado en declaraciones a los medios durante su visita al Puerto de València para revisar los mecanismos de seguridad previstas para la llegada de los primeros cruceros a la Comunitat Valenciana.

Calero ha remarcado que “estamos en el punto que todo pasa por la responsabilidad individual de cada uno” y ha señalado que “comprende” que “los jóvenes tienen muchas ganas de salir, empiezan las vacaciones” pero ha insistido en la “responsabilidad”.

En ese contexto, ha asegurado que “el Ministerio está coordinando con las comunidades afectadas” para tratar de controlar el brote. Preguntada por la suspensión de los viajes de fin de curso a las Baleares, ha señalado que es una medida que se decidirá en el Consejo Interterritorial que es donde “siempre se deciden lo que tiene que hacerse en las comunidades autónomas”.

“Ahora mismo habrá que estar controlando esos chicos, se estará haciendo el rastreo de quiénes son los contactos directos y se acotará totalmente esa infección”, ha asegurado, antes de insistir que seguir haciendo el rastreo de quienes son los contactos directos y será en el Consejo Interterritorial donde se decidan las medidas a tomar.

Calero ha subrayado que “estamos en un momento crucial, porque ya parece que todo ha pasado y no ha pasado, el virus sigue estando ahí”. “La única ventaja que tenemos es que ya hay muchísima gente vacunada y por tanto ya es más difícil que haya estas olas que desafortunadamente hemos tenido en tiempos pasados. La vacunación va rápida, ya estamos vacunado a las personas de 40 años, pero tenemos que seguir teniendo las precauciones debidas”, ha expresado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here