El Corte Inglés propondrá a los sindicatos un plan voluntario de bajas para un máximo de 3.000 empleados, de los cuales 2.500 serán trabajadores de los centros comerciales y 500 pertenecientes a los servicios corporativos, según han informado fuentes conocedoras de esta decisión.

En concreto, el gigante presidido por Marta Álvarez abordará mañana con los sindicatos dicho plan de reordenación, que afectará a más de un 4% de la plantilla, integrada por unos 63.000 trabajadores.



Las mismas fuentes han explicado que el objetivo de dicho plan, dirigido a todos los trabajadores fijos de la empresa, es adaptarse a las nuevas circunstancias y adecuar los recursos de la empresa a las necesidades actuales en un contexto marcado por el Covid-19.

Tras la comunicación a los sindicatos, se creará la comisión negociadora que será la que establezca las condiciones del plan, entre las que podrían figurar bajas incentivadas.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre