Sergio Parra


En plena crisis sanitaria por el coronavirus, muchos sectores del país han visto paralizada su actividad. Sin embargo, hay un sector que debe continuar con sus labores para garantizar el abastecimiento de la población. Y es que mucho se ha hablado sobre la necesidad de mantener los supermercados abiertos, pero lo cierto es que existe un paso previo a la compra de alimentos, y es su producción.

Considerados como un pilar básico de la cadena de distribución de alimentos, el sector agroalimentario no para, y no puede parar. Así nos lo contaba Sergio Parra, agricultor de Tomelloso: «el campo no para, tiene un ciclo vivo y las plantas siguen adelante». Por ello, deben continuar con sus labores y con su trabajo del día a día.



En el caso de Sergio, ahora mismo se encuentra atando las parras en la viña. Y precisamente el campo cuenta con una categoría excepcional durante esta crisis: son de los pocos profesionales que tienen la oportunidad de salir al aire fresco. «No estoy encerrado, me da el aire, veo el sol», contaba. Además, realiza sus labores en el tractor sin protección.

En el caso de aquellos que van acompañados, las grandes dimensiones del campo permiten que se conserve sin ningún problema las distancias de seguridad como medida de prevención ante el contagio.



Y desde la viña de Tomelloso nos trasladamos hasta los ajos de Balazote, concretamente de la mano de Agrícola Simarro, encargados de la producción y comercialización de este producto. «Hasta ahora seguimos el mismo ritmo que llevamos todo el año», explica el administrativo Mateo Simarro.

A día de hoy, continúan importando y exportando, siempre extremando las condiciones de sanidad e higiene necesarias para que no haya ningún problema. Todas las variedades de ajos ya están sembradas (spring, blanco y morado), y ahora se dedican a la cosecha y la siembra de la patata, un proceso que suele comenzar a principios de marzo.

«En el almacén se trabaja la semilla, se prepara, se arregla, se limpia y se da un tratamiento cicatrizante», explicaba Mateo, y una vez en el campo, después de haber preparado la tierra, se siembra con diversas máquinas.

Y continuamos con el recorrido de un sector excepcional en esta crisis sanitaria, pero en esta ocasión de la mano del melón. Desde SAT Santiago Apostol de Tomelloso, especializados en melones y productos hortofrutícolas, afirman que sus primeras plantaciones seguirán igual, y que estas comenzarán sobre el 15 de abril.

De momento, siguen con la misma programación, aunque «esperando a ver qué pasa y cómo evoluciona todo», afirmaba su presidente, José Ángel Serrano, quien añadía que tienen que ir «con pies de plomo» ante la incertidumbre del futuro.

Precisamente durante épocas de guerras y pandemias, si hay un sector que menos se reciente es la agricultura, puesto que los alimentos siempre son necesarios para abastecer a la población. Sin embargo, en esta nueva crisis sanitaria, seguida de una crisis económica, hay un factor a tener en cuenta, y es la incertidumbre sobre qué pasará con la apertura de fronteras a otros países de Europa, sobre todo teniendo en cuenta que la expansión del coronavirus aún está empezando fuera de España.



De momento, el sector continúa con su programación habitual, aunque siempre a la espera de qué ocurrirá en el futuro y cómo continúa la lucha contra el virus.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre