609.000 personas residentes en Castilla-La Mancha (29,8% de la población), han estado en riesgo de pobreza y/o exclusión social en el año 2020, según la Encuesta de Condiciones de Vida publicado por el Instituto Nacional de Estadística.

Esta cifra está casi un punto por debajo de la del año anterior y supone la consolidación de la tendencia descendente registrada en los cuatro últimos años. Además, esta mejora debe valorarse especialmente porque se produce en un contexto de crecimiento del AROPE nacional.

En cualquier caso, a pesar de la importante reducción, la tasa se mantiene en valores elevados: es un 13 % más elevada que la media nacional (3,4 puntos porcentuales más) y la quinta más elevada de todas las regiones.

Al igual que lo sucedido con el AROPE, la tasa de pobreza de Castilla-La Mancha se reduce 1,1 puntos porcentuales este año y pasa a ser del 25,1 %, cifra que, a pesar de la mejora, es 4,1 puntos (19,5%) más elevada que la media nacional y la quinta más alta de todas las regiones. En cualquier caso, debe destacarse la importante reducción de la distancia con respecto a la media regional.

En su conjunto, Castilla-La Mancha tiene 513.000 personas pobres, 19.000 menos que el año anterior.

El indicador de privación material severa, que agrupa a las personas que no pueden permitirse cuatro de los nueve ítems de consumo definidos a nivel europeo, es el indicador más importante de los que se presentan este año porque su periodo de referencia es el año 2020, es decir, es uno de los pocos que incluyen las consecuencias de la pandemia provocada por la COVID-19.

El resultado para Castilla-La Mancha de esta variable es extraordinariamente positivo y muestra una reducción a menos de la mitad del valor del año pasado (3,1%). En la actualidad hay 63.000 personas en Privación Material Severa en Castilla-La Mancha.

Con este resultado, Castilla-La Mancha pasa a ser la tercera región con menor porcentaje de privación material severa, solo por debajo de Aragón y La Rioja.

Las personas que manifiestan alguna clase de dificultad para llegar a fin de mes también se han reducido notablemente y el porcentaje para el año 2020 alcanza al 39,2%, cifra que es seis puntos porcentuales inferior a la media nacional. Solo se incrementa muy ligeramente (0,3 puntos porcentuales) el porcentaje de personas que llegan a fin de mes “con mucha dificultad”.

Por último, el 8 % de la población menor de 60 años que reside en Castilla-La Mancha vive en hogares con baja intensidad de empleo. Esta cifra supone una muy importante reducción con respecto a la del año pasado (3,8 puntos porcentuales que suponen un 32% menos) y, también, una importante mejora con respecto a la evolución de las cifras nacionales. En este sentido, por primera vez desde el año 2014 las cifras de Castilla-La Mancha pasan a ser inferiores a la media nacional.

Para una correcta interpretación de estos datos, debe tenerse en cuenta que la Encuesta de condiciones de vida del año 2020, fuente principal de los datos ofrecidos, solo refleja muy parcialmente las enormes consecuencias económicas sufridas por efecto de la pandemia. En este sentido, los datos de renta y, por tanto, de pobreza, desigualdad y algunos otros están referidos al año 2019, es decir, no reflejan la situación actual y obligan a utilizar algunos indicadores indirectos. Sin embargo, otros datos, particularmente aquellos relacionados con carencia material, están referidos al año 2020 y, por tanto, muestran, al menos, una parte de las consecuencias de la crisis para la calidad de vida de las personas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here