«No tenemos la fuerza suficiente para luchar contra la maquinaria del PSOE o de los partidos de derecha. Por eso queremos aliarnos a otros partidos, sindicatos y organizaciones que quieran una vida más justa»

Juan Ramón Crespo, que este sábado ha vuelto a ser reelegido por casi plena mayoría coordinador regional de Izquierda Unida, ha iniciado este segundo mandato haciendo un llamamiento a partidos políticos, organizaciones o asociaciones que, no estando de acuerdo con la política que se está haciendo, sumen fuerzas para alumbrar una «plataforma» que ponga a las personas en el centro.

Así lo ha avanzado Crespo en la rueda de prensa que ha ofrecido este sábado tras volver a ser reelegido coordinador regional en el marco de XV Asamblea Regional que la federación de izquierdas ha celebrado en Toledo, en la que ha abogado por movilizar a la gente en un momento en el que las personas «cada vez son más individualistas».

Preguntado por los medios sobre si esa plataforma que aspira a conformar puede derivar a una faceta más política de cara a las elecciones del 2023, Crespo, que ha admitido que sería bueno que ese movimiento ciudadano se transforme para ser útil en las instituciones, ha dejado muy claro que ese no es el propósito, pues lo que busca es «limar diferencias para conseguir un programa en beneficio de la sociedad de Castilla-La Mancha».

INFORME DE GESTIÓN

De igual modo, Crespo se ha mostrado orgulloso, tras dar cuenta ante la Asamblea del informe de gestión de la Ejecutiva que ha liderado, de que se hayan alcanzado los objetivos que se marcaron al inicio.

El primero de ellos, ha detallado, era mantener IU, que la organización «no perdiera su identidad en momentos convulsos» provocados por la irrupción en el tablero político de nuevos partidos.

«Hace cuatro años y medio algunos estaban labrando la lápida de defunción de IU, nos daban por muertos. Pero no lo estamos. Estamos aquí», ha presumido Crespo, que ha defendido que las organizaciones como IU tienen «arraigo» en los pueblos de la región y una base social de militancia, que «se puede doblar como un junco pero no se parte».

Otro de los retos alcanzados, ha proseguido Crespo, ha sido poder mantener la representación en los ayuntamientos de la región, pues el municipalismo es una de las características que definen a la federación de izquierdas en Castilla-La Mancha. «Hemos mantenido la representación en las elecciones del 2019, alcanzando alcaldías y coaliciones y hemos obtenido tres diputados en las cinco diputaciones provinciales».

En cuanto al tercero de los propósitos, trabajar para ser herramienta que cambie realidades en Castilla-La Mancha, la Asamblea de este sábado ha abordado la falta de «proyecto» para Castilla-La Mancha, sumida en una improvisación continua que, a su entender, ha caracterizado la acción de los sucesivos gobiernos.

«Nunca se ha sabido qué hacer con el dinero de los fondos europeos o del propio Gobierno y eso ha llevado a desperdiciar muchos recursos», ha lamentado Crespo, que ha defendido que IU se propone elaborar un proyecto de región que beneficie a la clase trabajadora, que supone la mayoría social.

INDUSTRIALIZAR C-LM

Ese proyecto pasa por acelerar la industrialización de la comunidad, usando para ello los fondos de recuperación europeos, algo, ha advertido, que ha de hacerse por medio de la iniciativa pública, no la privada.

«No podemos confiar en el empresariado que llega al calor de las subvenciones y del suelo barato y cuando se acaba la subvención se marcha y deja una región baldía», ha alertado Crespo que, tras volver a comprometer una defensa de los servicios públicos, ha fijado en la lucha contra la despoblación otro de los grandes objetivos de su equipo.

En este sentido, y en clara alusión a la norma que en esta materia acaba de aprobar el Parlamento regional, Crespo ha dicho que esta acción no se puede plantear solo con medidas fiscales, pues la gente se quedará en los pueblos si tiene un proyecto de vida y para eso es imprescindible tener industria que cree empleo y defender los servicios sociales.

Estos grandes objetivos, ha rematado Crespo, están «atravesados» por dos principios inherentes a Izquierda Unida, como son el feminismo y el municipalismo.

«Hay que feminizar la política en Castilla-La Mancha, luchar contra el patriarcado y en favor de los derechos de la mujer», ha dicho Crespo. En este punto, ha vuelto a pedir ayuda a los partidos políticos, asociaciones u organizaciones que estén descontentos con el modelo de gobierno regional.

«No podemos hacerlo solos. No tenemos la fuerza suficiente para luchar contra la maquinaria del PSOE o de los partidos de derecha. Por eso queremos aliarnos a otros partidos, sindicatos y organizaciones que quieran una vida más justa», ha concluido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here