Chubascos, descenso térmico y polvo en suspensión marcarán la segunda mitad de la Semana Santa, entre este Jueves Santo y el Domingo Santo, después de que en los últimos días se hayan registrado en el país temperaturas, en general, más altas para la época, como ha explicado el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Rubén del Campo.

En este sentido, Del Campo ha señalado que el martes 30 de marzo se superaron los 28ºC en ciudades del Valle del Guadalquivir como Córdoba, Montoro o Andújar y se alcanzaron los 28ºC en el Cantábrico Oriental. Así, por ejemplo, en la localidad guipúzcoana de Zumaya, la madrugada del día 31 ha sido muy cálida, «con valores prácticamente veraniegos», y a las siete de la mañana, hora local, había localidades costeras de Cantabria y el País Vasco, pero también de Galicia, que superaban los 18ºC.



Durante este miércoles, el portavoz de AEMET ha señalado que continuará el «ambiente cálido» a lo largo del día, en una jornada en la que incluso habrá un repunte de los termómetros en el oeste y sur de la Península, con entre 28ºC y 30ºC en el Cantábrico Oriental e interior sur de Galicia, así como en Extremadura y Andalucía, donde probablemente se superen los 30ºC «por primera vez en lo que va de año».

Puede que incluso se pueda llegar a los 32ºC o 33ºC en ciudades como Córdoba y Sevilla «donde, si se cumplen los pronósticos, no es descartable que incluso se pueda batir el récord de temperatura máxima para el mes de marzo», ha apostillado Del Campo.



Este miércoles se esperan además pocas lluvias, «si acaso lloviznas en el norte de las islas Canarias más montañosas y poco más», ha precisado el portavoz que sí ha situado como «elemento destacado» el polvo en suspensión que dará lugar a calimas, especialmente en el suroeste peninsular.

«La presencia de este polvo mineral, compuesto por partículas muy diminutas procedentes de los suelos arenosos del norte de África, empeora la calidad del aire y se le considera, por lo tanto un contaminante de origen natural», ha alertado Del Campo.



En cuanto al viento, soplará el levante fuerte en el Estrecho y litoral mediterráneo andaluz y por la tarde, estos vientos del sur y sureste arreciarán en la cornisa cantábrica, lo que unido a las altas temperaturas que se esperan por la zona, «disparará el riesgo de incendios, que será extremo», ha proseguido, por lo que ha pedido «mucha precaución».

HASTA 10ºC MENOS EL JUEVES SANTO

De cara al Jueves Santo, el portavoz ha avanzado que se producirán «algunos cambios» ya que, por un lado, el polvo en suspensión se desplazará hacia el este de la Península, originando calima en las regiones mediterráneas, mientras que una borrasca se aproximará al país por el Atlántico, dando lugar a un aumento de la inestabilidad por lo que es posible que se produzcan chubascos en Galicia, oeste de Castilla y León, Extremadura y Andalucía Occidental, que en principio serán dispersos ocasionalmente acompañados de tormenta.



En cualquier caso, Del Campo ha precisado que, en general, continuará en el resto de España el ambiente seco, aunque bajarán notablemente las temperaturas en Galicia y oeste de Andalucía, descensos de hasta 10ºC con respecto al día anterior. No obstante, repuntarán un poco en el área mediterránea, donde se alcanzarán o superarán los 25ºC.

Además, en buena parte del sur, centro y nordeste peninsular el viento seguirá soplando con fuerza en el Cantábrico de componente sur, sobre todo durante la primera mitad del día. Aunque bajarán algo, las temperaturas en estas zonas seguirán por encima de los 20ºC, «con lo que el riesgo de incendios continuará siendo extremo durante el jueves».



El Viernes Santo es posible que el polvo en suspensión continúe sobre la Península, especialmente ese día en el norte y este, así como en Baleares, ha relatado el portavoz, que ha añadido que continuarán las bajas presiones, dando lugar a nubes que crecerán a partir del mediodía y originarán chubascos dispersos, ocasionalmente tormentosos, cuya mayor probabilidad en Galicia, Castilla y León, sur de Aragón, nordeste de Castilla-La, Mancha e interior de Castellón.

Localmente también pueden producirse en otras zonas, especialmente en los Sistemas Béticos andaluces. En cualquier caso, Del Campo ha señalado que muchos de estos chubascos tendrán lugar por la tarde y serán «los típicos chaparrones primaverales, en general de corta duración, pero que, dada su naturaleza, localmente pueden ser intensos».



Las temperaturas bajarán este día en Galicia, el Cantábrico y buena parte del interior peninsular, aunque subirán de la cuenca del Ebro y las regiones mediterráneas, con valores altos para la época, superiores a los 25ºC y normales en el resto del país.

INESTABILIDAD EL FIN DE SEMANA Y LA PRÓXIMA SEMANA

El Sábado Santo y el Domingo Santo la inestabilidad se desplazará al este y los chubascos serán probables en la mitad oriental y sur de Castilla y León, en La Rioja, Madrid, norte y este de Castilla-La Mancha, Cataluña, así como el interior de la Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Andalucía Oriental.



Además, aunque no es descartable que algún chaparrón llegue a la línea de costa, lo más probable es que todos estos chubascos afecten al interior de estas regiones del Levante y serán menos probables en Galicia, Extremadura y Andalucía Occidental.

Las temperaturas del fin de semana bajarán en el tercio oriental, donde aumentará la nubosidad, mientras que en el oeste los cielos estarán más despejados. De todos modos, en general, las temperaturas serán «acordes para la época del año», con los termómetros alcanzando o superando los 20ºC en el interior de Galicia, meseta norte, cuenta del Ebro Baleares y valles de los grandes ríos de la mitad sur de la Península, «un ambiente que, sin duda, entre los chaparrones y las temperaturas suaves se puede calificar como plenamente primaveral».

Del Campo ha añadido que puede persistir en polvo en suspensión sobre la Península, especialmente estos días en zonas del sur y del oeste.

En cuanto a Canarias, del jueves al domingo se espera un ambiente tranquilo tiempo estable, con algunos intervalos nubosos en el norte de las islas más montañosas y ambiente despejado en el resto, con régimen de vientos alisios.

De cara a la próxima semana, pese a la existencia de «bastante incertidumbre» en cuanto al pronóstico, es posible que, al menos durante su primera mitad, el país se verá afectado por una borrasca que se formarán el entorno de las Islas Británicas y que impulsaría vientos del norte y una masa de aire muy frío de origen polar hasta España.

Ante esta situación, cabe esperar precipitaciones en el tercio norte penínsular, también en otros puntos y en Baleares, que serían de nieve en el norte en cotas situadas a 1.000 metros, incluso inferiores, y a partir del miércoles podrían llegar nuevos frentes, dando lugar a más lluvias y nevadas, sobre todo en los tercios norte y oeste de la Península.

Las temperaturas también bajarían notablemente entre el lunes y el martes y, a partir de ese día, podrían producirse heladas nocturnas en amplias zonas del interior, ha concluido Del Campo.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre