CCOO Castilla-La Mancha ha afirmado que el anteproyecto de Ley contra la Despoblación que está preparando el Gobierno regional contiene «elementos positivos» en línea con las aportaciones hechas por el sindicato, pero considera preciso que esta norma se plantee «desde una apuesta clara por lo público y con una inversión suficiente para dar verdaderas garantías de que cada municipio de la región cuenta con suficientes servicios y oportunidades para sus vecinos».

El secretario general de CCOO en la región, Paco de la Rosa, ha manifestado que lo que se ha conocido esta semana de la norma «incluye medidas que en principio vemos positivas», como los incentivos fiscales para residentes en las zonas rurales, el apoyo a nuevos proyectos empresariales, facilitar el acceso a la vivienda, lucha contra la brecha digital «o fijar una distancia máxima para acceder a determinados servicios como un colegio o un centro médico», así como medidas en materia de transporte y generación de yacimientos de empleo, según ha informado el sindicato en nota de prensa.



De la Rosa ha asegurado que «conseguir que esa distancia sea la menor posible, y sea razonable, será cuestión de recursos, y esa inversión determinará cómo de alta es la apuesta que se hace por este reto de dar vida a los pueblos más pequeños, revertir la pérdida de vecinos». Desarrollar estas garantías de servicios públicos cercanos para fijar población va a suponer «un esfuerzo inversor muy importante», y el sindicato plantea que toda esa red de servicios se haga siempre «desde la esfera de lo público», por delante de cualquier otra fórmula.

Para CCOO este norma debe servir para romper el desequilibrio entre zonas urbanas y rurales, con acceso a tecnologías de la comunicación, mejores infraestructuras y empleo digno y con futuro en cada rincón de la región. «Aplaudimos que el proyecto de ley parta de un amplio consenso, y compartimos que esta estrategia se haga pensando a medio y largo plazo, pero es urgente poner en marcha actuaciones concretas, con la suficiente financiación», ha manifestado.

Paco de la Rosa ha subrayado la realidad que muestran los datos de población y envejecimiento de Castilla-La Mancha. Uno de cada cinco habitantes de la Comunidad Autónoma es mayor de 65 años, el 67% de los municipios está en riesgo de despoblación según los parámetros de la Unión Europea, «y hay 535 municipios de la región considerados zonas de extrema despoblación, con menos de ocho habitantes por kilómetro cuadrado».

De la Rosa ha concluido que el sindicato tiene entre sus prioridades esta tarea y hacer frente a la España vaciada, que tiene mucho que ver con el modo de vivir y de producir que la comunidad castellano-manchega y el país ha mantenido en las décadas anteriores. «Con esta iniciativa hay que romper con el círculo perverso de que la gente no vive en los pueblos porque no hay servicios, y no hay servicios en los pueblos porque no vive gente», ha concluido.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre