CCOO de Castilla-La Mancha ha manifestado que mientras se alcanzan los niveles de empleo de calidad deseables, hay que atender a quienes hoy no tienen empleo ni prestaciones, a quienes necesitan medidas de choque como el plan de empleo que, precisamente, en tiempo de pandemia, no puede rebajar las condiciones que venían definiendo a estos planes en anteriores convocatorias, después de que se haya conocido este martes que el paro bajó en 1.609 personas en la región durante el mes de marzo.

«Con 107.549 personas desempleadas sin prestación o subsidio no es momento para flexibilizar el plan de empleo, menos aún cuando la cofinanciación europea alcanza el cien por cien y no el 80% como en años anteriores», ha afirmado María Ángeles Castellanos, secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO en la Comunidad Autónoma, según ha informado el sindicato en nota de prensa.



«En Castilla-La Mancha no se puede seguir poniendo otros intereses por encima de los intereses de las trabajadoras y los trabajadores de la región, los fondos destinados a la creación de empleo y a la cohesión social tienen que mejorar las condiciones de vida de quienes aquí viven y trabajan y eso pasa por la mejora del empleo», ha remarcado Castellanos.

En su opinión, hasta que se alcancen los niveles de empleo de calidad deseables, hay que atender a quienes hoy lo necesitan, con medidas de choque como el plan de empleo que, precisamente en tiempo de pandemia, no puede rebajar las condiciones que venían definiendo a estos planes en anteriores convocatorias. En este punto, ha insistido en que no es el momento de flexibilizar el plan de empleo y si los ayuntamientos tienen problemas de financiación tendrán que atenderse sus necesidades, pero no a costa de empeorar las condiciones de quienes acceden al plan de empleo que, recordemos, son quienes viven las situaciones de mayor precariedad y vulnerabilidad.



En este punto, ha señalado que la financiación de los nuevos planes de empleo tiene que venir del Fondo de Recuperación NextGeneration, que cuenta con el instrumento REACT-EU del que Castilla-La Mancha va a recibir 486 millones de euros que se ejecutarán a través de los Fondos Feder y FSE y que, en el caso del FSE, son recursos adicionales para la creación de empleo. En estos fondos la tasa de cofinanciación es del cien por cien, es decir, no habrá aportación de fondos propios por parte del Gobierno regional.

«Estos recursos están destinados a las personas, a avanzar en cohesión, y desde CCOO Castilla-La Mancha vamos a ser muy exigentes para que se haga el mejor uso posible de los mismos, y este mejor uso pasa por un plan de empleo con duración mínima de 6 meses como ha venido siendo en los últimos años. Es inconcebible que, en el peor momento de crisis, en mitad de una pandemia, la decisión política del Gobierno de Castilla-La Mancha sea flexibilizar las condiciones del plan de empleo como ha anunciado el vicepresidente, impidiendo así que miles de trabajadoras y trabajadores que tienen en estos planes un salvavidas temporal, accedan al subsidio de desempleo», han manifestado desde el sindicato.



Según los cálculos que han efectuado en CCOO, con la propuesta de flexibilidad del Gobierno regional, las personas contratadas en los planes de empleo pueden llegar a perder más de 70 millones de euros en subsidios, algo «imperdonable en un momento como el actual».

«La prioridad han de ser las personas e insistimos, si hay superávit y si hay cofinanciación del cien por cien por parte de los fondos europeos, el problema no es un problema de financiación, se trata de una decisión política que da la espalda a quienes más necesitan de la red pública para transitar por la crisis actual, algo que sí han entendido desde Europa subiendo el porcentaje de cofinanciación del 80% al cien por cien», ha concluido Castellanos.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre