El Gobierno de Castilla-La Mancha, de cara a asegurar la capacidad de respuesta a medio y largo plazo del sistema sanitario regional, «encarando no solo el combate actual y futuro contra el COVID-19 sino las prioridades asistenciales estructurales», va a ofrecer un contrato mínimo de un año a los residentes que finalicen determinadas especialidades, como Medicina Familiar y Comunitaria, Pediatría, Anestesia, Medicina Intensiva, Medicina Interna o Preventiva, entre otras.

Así lo ha avanzado en rueda de prensa el director general de Recursos Humanos del Sescam, Íñigo Cortázar, que ha explicado que el objetivo de esta medida, que se dirige no solo a los residentes de Castilla-La Mancha, es «generar, retener y atraer talento».

«Esta medida va destinada a retener el que generamos junto a la adoptada hace diez días de retribuir a todos los residentes de último año como especialistas desde el 15 de marzo, además de reconocerles como tal sus servicios prestados desde esa fecha», ha añadido Cortázar.

En este sentido, ha detallado que este reconocimiento se podrá aplicar a las convocatorias de las Ofertas Públicas de Empleo de especialidades médicas cuya convocatoria se aplazó por el estado de alarma, ya que las mismas se publicarán, siempre y cuando dicho estado lo permita, tras la obtención del título de especialista, por lo que podrán concurrir a las mismas.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre