CCOO Castilla-La Mancha ha hecho hace un análisis de la Encuesta de Condiciones de Vida que esta semana ha publicado el Instituto Nacional de Estadística, con datos de Castilla-La Mancha referentes a los ingresos de los hogares en 2019, para señalar que hay mejoras que se vinculan a la subida del SMI en dicho año, pero todavía hay mucho margen de mejora.

La secretaria de Protección Social, Agenda 2030 y Empleo de CCOO, María Ángeles Castellanos, analiza los muchos indicadores de esta encuesta que incluye las mediciones de la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social, ha informado el sindicato en nota de prensa.

“En Castilla-La Mancha hay más de 610.000 personas en riesgo de pobreza o exclusión social, una situación menos mala que la que pudimos ver en la Encuesta de hace un año, gracias a la subida del SMI de 2019 que ha permitido que mejore la renta de los hogares, y que casi un 4% de la población abandone los niveles de renta más bajos”, señala.

También destaca que en 2019 Castilla-La Mancha estaba a la cabeza de carencia material severa, en cambio, en 2020, es la tercera comunidad con menos carencia material severa. “Si hay mejoras en el empleo y en la protección social vinculada al empleo, los riesgos a los que se enfrenta la ciudadanía son mucho menores”, ha explicado Castellanos. La Encuesta refleja sin duda que con el incremento del salario mínimo “en Castilla-La Mancha alcanzamos el nivel de renta media de los hogares más alto de toda la serie histórica, desde 2008”.

En todo caso, apunta la mejora leve de las condiciones de vida en las cinco provincias castellano-manchegas no permite un panorama satisfactorio para CCOO. “Hay un 33% de la población sin capacidad para atender gastos imprevistos y casi el 40% de la población tiene algún tipo de dificultad para llegar a fin de mes”.

Y es que, afirma, aun con la evolución positiva, Castilla-La Mancha tiene a más de 610.000 personas en riesgo de pobreza o exclusión social y la tasa AROPE sigue muy por encima de la media estatal que se sitúa en el 26,4%.

María Ángeles Castellanos comenta a su vez que la encuesta alude al porcentaje de población con carencia material severa, un indicador que ha pasado en Castilla-La Mancha del 7,4% de 2019 al 3,1% del 2020, “lo que supone el mayor descenso de todo el país en una año difícil como ha sido 2020”.

En 2019 Castilla-La Mancha era la comunidad autónoma a la cabeza en carencia material severa, en 2020 no solo ha abandonado este puesto, pasa a ser la tercera comunidad autónoma con menor carencia material severa tras Aragón (1,7%) y La Rioja (2,3%).

Aun así, afirma que en Castilla-La Mancha hay más de 63.000 personas que viven con carencia material severa, una situación “que requiere atención y soluciones por lo que implica vivir en estas condiciones”. Además, Castilla-La Mancha es la cuarta comunidad autónoma con la renta de los hogares más baja tras Extremadura (22.250 euros), Canarias (25.855) y Andalucía (25.909)

Para la secretaria de Protección Social, Agenda 2030 y Empleo de CCOO Castilla-La Mancha los datos demuestran que “queda mucho camino por recorrer para mejorar la renta en la región, y para avanzar es imprescindible la subida del Salario Mínimo InterprofesionaI, la mejora de la calidad del empleo y un reparto más justo de la riqueza generada”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here