El partido animalista Pacma ha alertado de que las cuatro elefantas que se vieron involucradas en un accidente de tráfico en la autovía A-30 el pasado mes continúan encerradas en un solar de la localidad de Pozo Cañada, y tras sospechar que tienen «problemas con su documentación» ha solicitado su incautación «inmediata» a distintas instituciones como la Fiscalía General del Estado, el Ministerio de Medioambiente, el SEPRONA o la autoridad administrativa en España de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES).

Según argumentan, «a ellos corresponde salvar de una vez por todas la vida de Belinda, Pira, Thai y Baby del cruel negocio del circo».



«Además, volvemos a recordarle al Gobierno que está incumpliendo el propio convenio europeo CITES al no poseer nuestro país de un Centro de Recuperación y Rescate para estos animales», han añadido.

Desde la organización animalista insisten en que están haciendo «todo lo posible» para que las elefantas «no vuelvan al circo«, y han presentado en distintas instituciones «los informes que muestran el cuestionable trato que reciben estos animales por parte del domador».

La portavoz del partido, Laura Duarte, ha criticado además que en todo este proceso el Circo Gottani «no ha parado de hacer negocio del accidente». «Aprovecharon que las elefantas esperan heridas en Pozo Cañada para realizar en este municipio una función en la que siguieron explotando a otros animales», asevera.

Por último, recuerda Duarte que 270.000 personas ya han firmado la petición de Pacma para liberar a los animales, añadiendo que «en breves fechas el partido buscará alianzas con organizaciones nacionales e internacionales para luchar contra el cruel negocio de los circos».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre