Componentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete, dentro del marco de la operación “Balanesti”, han detenido a cuatro personas de origen rumano, vecinas de la localidad albaceteña de Balazote, como presuntas autoras de un delito de trata de seres humanos con fines de explotación laboral y otro de pertenencia a grupo criminal.

La Guardia Civil de Balazote recibió una llamada telefónica dimanante del consulado moldavo que había tenido conocimiento sobre la posible detención ilegal que podrían estar sufriendo varias personas de esa misma nacionalidad en el interior de un domicilio de localidad balazotense.


AMFAR  – Fin de Año

Tras esta primeras informaciones efectivos de la Guardia Civil de Balazote comenzaron una amplia búsqueda para tratar de localizar el inmueble donde podrían encontrarse retenidas estas personas, localizando el mismo dentro del casco urbano, escuchándose en su interior gritos que parecían solicitar ayuda.

Ante la negativa de abrir la puerta de la persona que retenía a las victimas los agentes de servicio se vieron obligados a derribar la misma, procediendo acto seguido a la liberación de 11 personas y a la detención de una de los autoras de los hechos.



Algunos de los liberados comunicaron a la Guardia Civil la existencia de otras once personas, de su misma nacionalidad, quienes se encontrarían en paradero desconocido y bajo el control otros miembros del grupo criminal.


AMFAR  – Fin de Año

Las gestiones realizadas para tratar de averiguar el paradero de las restantes víctimas y de sus captores dieron rápidamente resultado positivo, consiguiendo localizar a otras 11 víctimas que habían sido retenidas en otra vivienda de Balazote, deteniendo posteriormente a sus tres captores gracias a un dispositivo operativo que la Guardia Civil realizó en las vías de comunicación próximas a la capital albaceteña.

Durante la investigación se inspeccionaron las dos viviendas donde habían permanecido las víctimas, verificando las deplorables condiciones de habitabilidad en las que habían sido alojadas, compartiendo camas diseñadas con cajas de plástico sobre las que se disponían colchones putrefactos. Por este pésimo alojamiento, en concepto de alquiler, cada una de las víctimas debía pagar a los detenidos 50 euros al mes.



 

Modus Operandi

 

El modus operandi llevado a cabo por los detenidos consistía en captar personas de nacionalidad moldava a través de ofertas de trabajo que eran publicadas en un específico portal de Internet.

Tras el interés del anuncio, se citaba a los interesados en unas oficinas donde se les prometían unos ingresos fijos a cambio de trabajar en España realizando labores de selección de ajos en una cinta transportadora. Inicialmente se les exigía abonar una cantidad de 2000 leu moldavos (100 euros aproximadamente) para poder acceder a la oferta laboral.

Una vez abonada esta cantidad inicial, los trabajadores viajaban desde el país moldavo hasta España en autobús, un viaje que duraba tres días y que era sufragado por el grupo criminal, generando una deuda en contra de las víctimas mediante la cual quedaban ligados al grupo criminal sin poder eludir su control.

Llegados a España, eran recogidos en la provincia de Madrid por dos integrantes del grupo criminal quienes los cambiaban de transporte introduciéndolos en dos furgonetas que no reunían unas mínimas condiciones de seguridad, ni se encontraban adaptadas para transportar personas.

Finalmente, una vez en la localidad de Balazote, eran alojados en dos viviendas que no reunían unas condiciones de habitabilidad dignas, siendo trasladados a diario a campos agrícolas con el fin de explotarlos laboralmente.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre