Este jueves, 29 de octubre, ha tenido lugar una nueva reunión (vía telemática) de la Comisión de Diputaciones Provinciales, Cabildos y Consells Insulares de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Un encuentro encabezado por Francisco Reyes Martínez (máximo responsable de la Diputación de Jaén) y en el que, como viene sucediendo desde el pasado viernes, la máxima institución provincial albaceteña ha estado representada por su vicepresidente, Fran Valera, ejerciendo de presidente en funciones mientras el máximo responsable de la Casa Provincial albacetense, Santi Cabañero, disfruta de parte del permiso por nacimiento tras ser padre la pasada semana.

En dicha sesión de trabajo, Valera ha ratificado el respaldo de la Diputación de Albacete a la resolución planteada en el seno de esta Comisión, con el propósito de solicitar al Gobierno de España que incluya en el ámbito del Plan que ha diseñado para la Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, a las Diputaciones Provinciales, Cabildos y Consells Insulares con el fin de que puedan recibir y beneficiarse de los fondos europeos extraordinarios que se incluyen en dicho Plan, bajo las mismas condiciones que pueden hacerlo las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos.


Advertisement
Advertisement

En este sentido, Valera ha defendido que, “las Diputaciones son el mejor vehículo para garantizar que los recursos llegan a ese municipalismo que tanto los necesita y constituyen la herramienta más eficaz para articular los territorios; son la mejor vía para canalizar proyectos que se puedan traducir en oportunidades para los territorios y que sean garantes directos del desarrollo de medidas orientadas a la fijación de población y a la lucha frente al reto demográfico”.

El dirigente provincial ha recordado que los municipios de menos de 20.000 habitantes (lo que, solo en la provincia de Albacete, abarca a 83 de sus 87 localidades y, en el conjunto del país, alcanza las 7.718) reciben “asistencia diaria en múltiples cuestiones fundamentales para su población a través de las Diputaciones”, fruto de la colaboración, la coordinación y la suma de esfuerzos que las guía en la búsqueda de lo mejor para los respectivos territorios, especialmente, si hablamos de los pueblos de menor tamaño y con escasos recursos (tecnológicos, personales y presupuestarios), que son los que más precisan de apoyo.

“En particular los Ayuntamientos, dentro de las Corporaciones Locales, los alcaldes, las alcaldesas, los concejales y las concejalas, han sido la primera línea de ‘combate’ frente al virus y, por tanto, tienen que ser también parte en la toma de decisiones de cara a la reconstrucción de nuestro país; entendemos (especialmente en la provincia de Albacete, de eminente carácter rural, con municipios en su mayoría con una población menor a 20.000 habitantes, con medios técnicos y económicos limitados), que la mejor representación que pueden tener de cara a acogerse a esos fondos es que sean las Diputaciones las que hagan de ‘paraguas’ para poder gestionar esos recursos con garantía, con solvencia y, sobre todo, con seriedad”, ha explicado.



Incidiendo en la merma de recursos que también los Gobiernos Provinciales vienen sufriendo en este marco de pandemia y en los importantes esfuerzos que vienen realizando desde que la crisis sanitaria del COVID-19 irrumpiera, Valera ha compartido la reflexión emanada entre los participantes de esta Comisión de la FEMP, señalando lo importante que sería que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia viniera a responder a esos compromisos incluyendo a las Diputaciones Provinciales, Cabildos y Consells Insulares en esa importante cantidad de fondos europeos que llegarán a nuestro país, pudiendo ser destinatarios y beneficiarios de ellos sin intervención de autoridad intermedia y otorgándoles autonomía plena en su ejecución.

La Comisión de Diputaciones de la FEMP defiende “la cohesión social y territorial a la que contribuyen los Gobiernos Provinciales”, en plena sintonía con los objetivos estratégicos del Plan de Recuperación diseñado por el Gobierno de España

El ‘Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española’, basado en la Agenda del Cambio, en la Agenda 2030 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, era presentado públicamente el pasado 6 de octubre. Como se recoge en dicho Plan, su desarrollo movilizará durante los próximos tres años la mitad de los fondos asignados a España gracias al instrumento ‘Next Generation UE’, (formulado por la Unión Europea para contribuir a la recuperación social y económica tras la situación creada por la pandemia de la COVID-19).

Basado en las cuatro transformaciones estratégicas con las que el Gobierno Central persigue reactivar la política económica (la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial), este Plan inyectará a las cuentas públicas del Estado 72.000 millones de euros como transferencias directas y otros 60.000 millones de euros a ejecutar según lo previsto para los fondos estructurales y de inversión.



No obstante, la co-gobernanza prevista para la ejecución de dicho Plan no contempla el nivel territorial y administrativo de Diputaciones Provinciales, Cabildos y Consells Insulares. Una ausencia que, desde la presente Comisión de la FEMP se considera que “mermaría la eficiencia en su ejecución y que iría en contra de uno de los objetivos estratégicos que persigue: la cohesión social y territorial a la que, de manera permanente, contribuyen los gobiernos provinciales”.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre