Componentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC), del Subsector de Tráfico y del Servicio Cinológico de la Guardia Civil de Albacete, han detenido a tres personas, en dos actuaciones distintas, como presuntas autoras de un delito contra la salud pública, en la modalidad de tráfico de drogas. En la primera actuación se intervinieron 300 gramos de hachís y 90 de marihuana y en la segunda 120 gramos de esta misma sustancia vegetal.

Las detenciones se realizaron en dos dispositivos operativos, que la Guardia Civil estableció durante el pasado fin de semana en las Autovías A-30 y A-31, dentro del término municipal de Chinchilla de Montearagón, orientados a controlar la circulación de personas y vehículos sospechosos de traficar con drogas y cometer delitos contra el patrimonio.



En la primera actuación, los agentes de la Benemérita que participaban en un dispositivo operativo en la autovía A-30 identificaron a los dos ocupantes de un turismo que les resultó, localizando en el motor del vehículo y entre las pertenencias de estas personas, dos paquetes envueltos en papel transparente, con un peso de 300 gramos, que resultó ser hachís y otro paquete que contenía 90 gramos de marihuana.

Estas personas, de 19 y 20 años de edad, vecinas de Murcia y de la localidad ciudadrealeña de Socuellamos, respectivamente, fueron detenidas por un delito contra la salud pública siendo trasladadas hasta dependencias de la Guardia Civil para la instrucción de las pertinentes diligencias.



Marihuana localizada por KIARA, una perra detectora de droga del Cuerpo

En la segunda actuación, realizada en el mismo término municipal, pero en la autovía A-31, fue KIARA, una perra de raza pastor alemán de la Guardia Civil albaceteña, experta en la detección de drogas, quien marcó de forma inequívoca las pertenencias del conductor y único ocupante del vehículo. Tras un examen de las mismas, su guía localizó un paquete que contenía marihuana y que arrojó un peso de 120 gramos.



En esta segunda intervención también fue detenido el responsable del estupefaciente, un vecino de Albacete de 48 años.

Las sustancias intervenidas, que dieron positivo a hachís y marihuana, una vez fueron sometidas a un narcotest, habrían alcanzado la cantidad de 1.230 dosis en el mercado ilícito.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre