La Gerencia de Atención Integrada de Albacete, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, acaba de poner en marcha un nuevo proyecto enmarcado en el Plan de Humanización. Se trata de “Ventanas Violetas”, la instalación de 25 cuadros de gran formato en las habitaciones y espacios comunes de la Unidad de Oncología y Hematología del Hospital General Universitario de Albacete.

Estas obras de arte han sido realizadas voluntariamente por seis artistas: Herminia Olivas, María Delgado, Pedro Diego Rubio, Laura Muñoz, Cristina Martínez e Inés Sánchez Ballesteros. Esta última creadora, técnica auxiliar de Enfermería en la segunda planta del Hospital, es quien ha coordinado la elaboración de estos cuadros y según cuenta, “hemos realizado imágenes tranquilas, relajantes, que transmitan algo positivo a quienes las miren”.

Próximamente, estas pinturas con marcos violetas, en homenaje al mensaje de la canción de Rozalén, podrán ser observadas por los pacientes ingresados en la sexta planta del centro sanitario. Una manera de abrir ventanas a la imaginación y de cambiar el entorno hospitalario. Como explica el supervisor del Área de Humanización y Atención al Paciente de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, Jose Miguel García, “no podemos detener el avance de la Humanización, por eso, seguimos acogiendo ideas que surgen de los propios profesionales y que plantean mayor confort para los pacientes”. 

Este proyecto nació en las Jornadas de Humanización de la GAI de Albacete de 2018, cuando la enfermera Ana Isabel Alcañiz invitó a proponer ideas para aumentar el confort de los pacientes en la sexta planta del Hospital. Alcañiz, que también lidera la implantación de la guía de buenas prácticas para la valoración y manejo del dolor en pacientes de Oncología y Hematología, comenta que “desde el primer momento, tanto la técnico auxiliar en Enfermería, Llanos Martínez, como la supervisora de la Unidad, María Teresa González, se pusieron manos a la obra y le dieron forma a la iniciativa”.

Y añade la profesional que “a través de las imágenes pintadas en cuadros, se intenta transmitir esa calma, paz y tranquilidad que producirán la transmutación de ese estado emocional convulso al que se enfrenta el paciente en esos momentos, a uno positivo y placentero”.

En la ejecución de este proyecto de la Unidad de Onco-Hematología, que transforma el espacio visual del paciente, han colaborado la Asociación Española contra el Cáncer, la asociación Yo me pido vida, algunos pacientes como Ángel y su mujer Gloria, así como el emprendedor y artista local Roberto Fernández.

El arte sigue siendo una ayuda anímica para los tratamientos y en estos últimos unos años forma parte del paisaje de las instituciones sanitarias públicas de Castilla-La Mancha. Este es un paso más que ensancha el camino de la Humanización para una mejor atención a los pacientes y sus familias.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here