Hasta un total de 10 comedores escolares permanecen abiertos este verano para atender a los niños de entre 3 y 12 años que participan de las Escuelas de Verano y que necesitan de este servicio.

El alcalde, Vicente Casañ, ha conocido el servicio de uno de estos comedores, el que funciona en el colegio Cristóbal Valera. Lo ha hecho en una visita en la que ha estado acompañado de la concejal de Atención a las Personas, Juani Alfaro y a la que también ha asistido el delegado de la Junta, Pedro Antonio Ruiz Santos y el delegado de Educación, Diego Pérez.


Vinicola Inline

Durante el mes de julio, unos 400 niños se quedaron a comer en el propio colegio una vez que finalizaron las actividades de ocio, culturales y dinamizadoras que se programan dentro de las Escuelas de Verano. “En agosto se estima que serán los mismos niños los que requieran de este servicio que cumple dos finalidades, facilitar la conciliación familiar y laboral y asegurar una buena alimentación a los menores de las familias con menos recursos”, ha destacado Casañ durante la visita.

En este sentido, el delegado de la Junta en Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santos, ha explicado que “en total han sido 414 los alumnos que han solicitado este servicio de comedor, 300 los becados al cien por cien y 30 los que se han beneficiado de manera parcial”.

Estos comedores se ponen en marcha gracias a un convenio entre las dos administraciones, el Ayuntamiento de Albacete se encarga de su apertura, cuidado, vigilancia y el mantenimiento de las instalaciones y por parte de la Junta de Comunidades se cubren los gastos del menú.


Vinicola Inline

En la ciudad mantienen su actividad estival los colegios Ana Soto, Castilla-La Mancha, Cristóbal Valera, Diego Velázquez, La Paz, Mari Llanos Martínez, Reina Sofía, San Antón, San Pablo y Virgen de los Llanos. En dos pedanías, Santa Ana y El Salobral, funciona la Escuela de Verano pero no el servicio de comedor porque no hay demanda de este servicio por parte de las familias.

El colegio Cristóbal Valera, más conocido como La Veleta, que es el que hoy se ha visitado, tiene matriculados en su escuela de verano 170 niños, de los que han asistido al comedor una media de 60 niños al día. Su Escuela de Verano funciona gracias al trabajo de 15 trabajadores que han sido contratados para tal fin, entre los que están ocho monitores, dos especialistas de pedagogía terapéutica, dos auxiliares, dos conserjes y un responsable del centro.

Los chicos que aquí disfrutan de la Escuela de Verano, además de las actividades de dinamización, cultura y ocio que hacen en las propias aulas, participan de distintas salidas en la ciudad. Entre otras, se han programado excursiones al Aula de la Naturaleza, al Museo de la Cuchillería, actividades en los parques y jardines de la ciudad y hasta una competición deportiva entre los colegios. Se cuenta además con la colaboración de asociaciones y entidades que se desplazan a los colegios para hablarles del cuidado de los animales, como el Arca de Noé o la Federación de Personas Sordas que les transmiten la realidad de este colectivo.

EUROCAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre