JCCM – HOMENAJE VÍCTIMAS COVID-19/DÍA DE CASTILLA-LA MANCHA 2020

Desde que se construyera en el año 1929, el edificio de la Antigua Comisaría del Paseo Pedro Simón Abril de Albacete se ha convertido en uno de los emblemas arquitectónicos de la ciudad. Sin embargo, desde que el edificio dejara de ser la sede de la Comisaría de la Policía Nacional en el año 2007, ha permanecido sin uso.

Según ha explicado el alcalde de Albacete, Vicente Casañ, la intención del anterior equipo de Gobierno era convertirlo en la sede de la Gerencia de Urbanismo, «pero teníamos claro que no podía tener un uso administrativo, sino uno próximo a lo cultural/intelectual».



Así, el edificio pasará a tener un uso sociocultural, y contará con una biblioteca, sala de estudios, espacio de exposiciones y un laboratorio urbano, «un espacio que sirva de encuentro para la participación ciudadana y reflexión acerca de la ciudad y los caminos que se deben tomar», ha definido Casañ.

Después de que el edificio haya estado 13 años cerrado, con operaciones y trabajos puntuales, el Ayuntamiento ha invertido, de momento, un total de 1.691.604,20€ de licitación. Cabe recordar que esta cuantía está cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, en el marco del Programa Operativo FEDER 2014-2020.

Desde el consistorio han calculado que, si se cumplen los plazos previstos, las obras darán comienzo en el mes de septiembre, y tendrían un plazo de ejecución de 15 meses, lo que significaría que la reforma estaría terminada a finales del año 2021.

¿QUÉ NOVEDADES TENDRÁ EL EDIFICIO?



«Hacía muchos años que no se rehabilitaba un edificio», ha expresado el concejal de Urbanismo, Roberto Tejada. Entre las novedades que incluirá la reforma, se encuentra el laboratorio urbano (ubicado en el semisótano); un salón de actos (con capacidad para 52 personas); un espacio administrativo para desarrollar las tareas de pensamiento en torno al futuro del urbanismo de la ciudad; salas de lectura, junto a una biblioteca (con 30 puestos); una sala infantil (10 puestos); una sala informática (8 puestos); una sala de estudio (80 puestos); y una especie de cafetería en la última planta.

De esta forma, se han intentado aprovechar los espacios recuperados, cumpliendo los parámetros para personas con movilidad reducida. Además, se pretende recuperar la entrada por la Calle María Marín, disponiendo de un amplio espacio común que da acceso al núcleo de comunicación vertical, por lo que se apreciarán cambios desde el exterior del edificio.


EUROCAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre