El presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero, y el alcalde de la capital, Vicente Casañ, han firmado este martes el acta de entrega de la Institución provincial a la municipal de la portada y rejas que se retiraron del antiguo colegio del Giner de los Ríos, que se colocarán en el Parque Abelardo Sánchez, en la entrada que hay a la altura de las calles Simón Abril y Arquitecto Vandelvira.

Casañ ha expuesto, en rueda de prensa, que después de años en los que se ha destruido «gran parte» de Albacete y que se haya sido «tan injustos» con su patrimonio, «es de agradecer» que la Diputación haya «tendido la mano» y «facilitado tanto las cosas».



El alcalde ha anunciado que la decisión de los técnicos y de colectivos como la Asociación de Amigos del Patrimonio y el IEA, además de su autor, sea «el final de la calle Arquitecto Vandelvira, en su intersección con Simón Abril» porque se ha querido «dar uso» a esta puerta. Sustituirá a la que hay actualmente y que «se encuentra en mal estado».

Cabañero ha recordado que la Diputación cedió el espacio en el que estaba el antiguo colegio Giner de los Ríos, que fue durante muchos años la institución benéfica provincial, al Ministerio de Justicia para la construcción del futuro Palacio de Justicia de Castilla-La Mancha y la verja y portadas que tenía ese solar tiene «un gran valor sentimental y simbólico» para la ciudad y la provincia.

Por este motivo, Ayuntamiento y Diputación entendieron que era «un bien a proteger» y se llevaron a los talleres de Diputación, donde han sido «custodiadas» durante este tiempo para, conjuntamente con el Ayuntamiento de la capital y el Instituto de Estudios Albacetenses, determinar la ubicación nueva.



En este tiempo se ha estado realizando el trabajo administrativo para ceder las verjas al Ayuntamiento de Albacete y será la institución municipal quien, «a partir de ahora», las custodie hasta que se coloquen en el lugar elegido, que «ya está acordado».

El autor de esta portada, José García, que ha estado presente en esta firma, ha aclarado que, en lugar de ‘rejas’, el término correcto para denominarlas es «un remate de peineta con volutas forjadas en yunque y martillo», en cuya construcción participaron muchas personas, «hasta el aprendiz que había entrado el día anterior».

Se construyó entre los años 1960 a 1965, en su construcción se pudo tardar «entre tres o cuatro semanas» y la decisión de recuperarlas y volverlas a colocar en la ciudad le hace «mucha ilusión», a lo que ha añadido que el lugar elegido es idóneo porque se verá «de frente», como estaba en su ubicación original.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre