El pasado fin de semana, dentro de las actuaciones de control frente a las medidas restrictivas impuestas con motivo de la pandemia originada por la COVID-19, la Guardia Civil de Albacete disolvió una fiesta privada, ubicada en un establecimiento público, actualmente cerrado, en la que se encontraban 26 personas que incumplían dichas restricciones sanitarias.

La Guardia Civil había tenido conocimiento de que, al parecer, durante la noche del viernes al sábado se iba a celebrar una fiesta privada en un local, en la que se darían cita un elevado número de personas, incumpliendo las restricciones sanitarias por la COVID-19, en cuanto al número máximo permitido de personas reunidas, horarios y falta de elementos de protección personal.

Localizado el lugar de los hechos, un conocido establecimiento público, ubicado en el término municipal de Albacete y actualmente cerrado al público, se llevó a cabo una inspección en su interior donde fueron identificadas 26 personas.

Estas personas fueron denunciadas por incumplimiento de Real Decreto 66/2020 por el que se declara el estado de alarma para contener la propagación de infecciones causadas por la COVID-19 en el ámbito territorial de Castilla La Mancha.

Algunas de ellas también fueron denunciadas por infracciones a la Ley Orgánica 4/2015 de Seguridad Ciudadana, concretamente por desobediencia, falta de consideración a los agentes de la autoridad y por tenencia de drogas.

Por su parte, el dueño del local ha sido denunciado a la Ley Orgánica 7/2011 de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos de Castilla-La Mancha, por organizar la fiesta careciendo de la preceptiva licencia, lo que le podría acarrear un sanción económica de hasta 30.000 euros.

Sanciones, con cuantías económicas importantes

Recordar que la normativa sanitaria actual en Castilla La Mancha (Real Decreto 66/2020), en vigor desde el pasado 30 de octubre, establece entre otras cosas, la obligación de utilizar la mascarilla individual, los horarios y circunstancias en que se puede permanecer fuera del domicilio, así como el límite máximo de reunión de personas, actualmente 6. Reuniones estas que la Guardia Civil de Albacete viene vigilando de manera permanente en toda su provincia, para evitar que las mismas sean posibles focos de contagio del virus COVID-19.

El incumplimiento de las anteriores medidas podría suponerles a los identificados unas sanciones económicas que irían desde los 100 € por no llevar puesta la mascarilla de protección, de hasta 3.000 € por incumplimiento del horario y de 300.001 a 60.000 € por incumplir el límite máximo de personas en una reunión.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre