El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Albacete ha puesto en común el texto definitivo de la Ordenanza Reguladora de las Condiciones de Habitabilidad Básicas de las Instalaciones para el Alojamiento Temporal de los Trabajadores del Sector Agrario, que está previsto se apruebe mañana en pleno, con las organizaciones agrarias, ASAJA y UPA, y los sindicatos Comisiones Obreras y UGT.

Ha sido en una reunión a la que han asistido el alcalde, Vicente Casañ; el vicealcalde, Emilio Sáez; la concejala de Atención a las Personas, Juani García, y el concejal de Urbanismo, Roberto Tejada, así como el subdelegado del Gobierno, Miguel Juan Espinosa, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

El alcalde de Albacete ha querido dar las gracias a las organizaciones agrarias y a los sindicatos de trabajadores por sus aportaciones y colaboración, para que al fin este nuevo texto normativo sobre el que se ha estado trabajando en los últimos meses, pueda ver la luz.

Con su aprobación inicial, se cumple el compromiso adquirido por el Ayuntamiento de Albacete de regular las condiciones de habitabilidad básicas que deberán reunir las instalaciones que se habiliten para el alojamiento temporal de los trabajadores del sector. Una vez que la Ordenanza sea aprobada por el pleno, deberá superar el trámite de exposición pública, para su entrada en vigor.

El texto que se someterá mañana a la consideración prohíbe el alojamiento en tiendas de campaña o en pabellones que no reúnan unas condiciones mínimas; y regula quiénes serán considerados promotores de los alojamientos, entendiendo como tales a los propietarios de las viviendas o parcelas donde se ubiquen o los titulares de las acometidas de agua y/o electricidad.

Igualmente, regula las condiciones mínimas que deben reunir estos alojamientos, y además ratifica que éstos deben tener un carácter temporal.

Múltiples motivos, unos relacionados con los salarios agrícolas, y otros con los niveles de protección social y familiar de los trabajadores nacionales que aumentan sus expectativas de obtener trabajos mejor remunerados, así como la dureza que entrañan las tareas agrícolas, son algunas de las razones que han propiciado un aumento de la demanda de trabajo temporero en los últimos años, lo que ha derivado en una fuerte presencia en los trabajos agrícolas de personas migrantes como trabajadores de temporada, siendo cada vez más frecuente su contratación no solo para la vendimia, sino para otras tareas agrícolas, lo cual supone que los tiempos de estancia se prolonguen.

Ante esta realidad, y dada la carencia de alojamientos y la dificultad que encuentran estas personas en el alquiler de viviendas a particulares, es por lo que se ha considerado necesario regular las condiciones mínimas de habitabilidad de estos alojamientos.

UN PRIMER PASO EN BUSCA DE LA SOLUCIÓN

Durante la reunión, el alcalde ha agradecido el trabajo de las dos áreas municipales implicadas, Atención a las Personas y Urbanismo, y ha agradecido a los cinco municipios que disponen de normativas locales de habitabilidad su colaboración. Precisamente, el subdelegado del Gobierno ha recalcado el ejemplo de estas localidades, como con Balazote, Barrax o Casas de Juan Núñez, cuyos textos normativos han servido de punto de inicio para llegar a elaborar una Ordenanza de Habitabilidad en la ciudad de Albacete.

Tanto el alcalde, como el subdelegado, han recalcado que éste es un «texto vivo», susceptible de ser modificado para adaptarse a nuevas situaciones, y han agradecido a las organizaciones agrarias y sindicatos que, aún sin estar todavía en vigor, hayan hecho ya un importante trabajo de concienciación importante entre las partes implicadas en la resolución de este problema.

El brote de COVID-19 surgido el pasado verano en las naves de la carretera de las Peñas «hizo visible este problema, de magnitud importante, que se arrastraba desde hacía años», ha admitido el vicealcalde, quien ha coincidido con el alcalde en señalar que el objetivo final no es otro que eliminar los asentamientos irregulares que se dan en la ciudad.

Conscientes de la dificultad que entraña, esta Ordenanza viene a asentar las bases para conseguir dar dignidad a los trabajadores del campo que realizan campañas de temporada, ha señalado la concejala de Atención a las Personas, Juani García, «estamos empezando a caminar, pero el mensaje que queremos trasladar con la aprobación de esta Ordenanza es que en Albacete no vale todo, como ocurría hasta ahora, que las personas que vienen a trabajar al campo, vengan de donde vengan, deben tener la dignidad que merecen».

Por su parte, el concejal de Urbanismo ha señalado lo complejo que resulta aunar dos puntos de vista tan distintos como pueden ser la Atención a las Personas y el Urbanismo, «pero este documento recoge el espíritu de las dos áreas».

SINDICATOS Y ORGANIZACIONES AGRARIAS

El presidente de ASAJA, Jorge Navarro, ha agradecido la buena disposición de técnicos y concejales a la hora de tramitar esta Ordenanza de Habitabilidad, y ha confiado en que la misma dé sus frutos.

«La situación del campo no es fácil, sufrimos altos costes y percibimos precios bajos por nuestras cosechas, y además cuando necesitamos mano de obra muchas veces no la encontramos y tenemos que echar mano de trabajadores de temporada», ha descrito el responsable de Asaja, quien ha coincidido en que unas mejores condiciones de habitabilidad para los trabajadores, también redundarán en beneficio del agricultor que los contrata.

«No es de recibo que haya agricultores que viajen horas y horas en un autocar para ir a coger la cosecha a otras provincias, la situación que hemos vivido en Albacete era deplorable y vergonzosa, y llevaba así ya años», ha subrayado Navarro, en relación al uso de naves abandonadas como alojamiento, al tiempo que ha aclarado que se dan situaciones muy diversas, porque los trabajadores de temporada son contratados con las condiciones que establece el convenio del campo, mientras que los migrantes que se encuentran en situación irregular en España no pueden ser contratados para los trabajos de recolección.

Por su parte, Carmen Juste, secretaria general de CCOO Albacete, ha subrayado en la reunión que la organización sindical a la que representa lleva años denunciando la situación de los trabajadores de temporada que malviven en asentamientos irregulares, «no solo en la ciudad, sino en toda la provincia», ha dicho, de ahí que haya valorado la aprobación de una normativa municipal que contribuya a buscar remedio a esta situación que ha tildado de «inhumana y vergonzante».

En este sentido, Juste ha valorado que el Ayuntamiento de Albacete haya propiciado el consenso de todas las partes implicadas y ha confiado en que la existencia de esta Ordenanza de Habitabilidad contribuya a crear conciencia para llegar a resolver este problema humanitario, al tiempo que ha emplazado a los empresarios agrícolas a incluir en el Convenio del Campo la cuestión de la habitacionalidad.

Un aspecto en el que ha coincidido el secretario provincial de UGT, Javier González, quien ha reiterado que el empeño de todas las partes debe ser conseguir dar la dignidad debida a los trabajadores de temporada. El responsable de UGT ha considerado importante que esta normativa municipal se extienda a otras localidades de la provincia.

Por último, desde UPA, su responsable de Comunicación, Miguel Ventayol, también ha señalado la importancia de que en otros municipios se regulen las condiciones mínimas de habitabilidad, para tratar de dar la dignidad que se merecen a estos trabajadores que vienen a nuestra provincia a trabajar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here