Hace unos meses informamos de la concentración de varias decenas de buitres en la zona de Ruidera en torno al cadáver de una cierva, y de nuevo este pasado lunes hemos podido observar el increíble espectáculo de cerca de un centenar de buitres leonados en torno al cadáver de un jabalí.

Las visitas de estos carro√Īeros empiezan a ser m√°s frecuentes en el parque natural. Desde que se implantaron las medidas de protecci√≥n hay mucha m√°s vida salvaje, y por lo tanto hay m√°s animales de gran tama√Īo, como cabras montesas, venados y jabal√≠es (sobre todo estos √ļltimos). Aunque no hay constancia de que los buitres tengan colonias establecidas en Ruidera, cada vez es m√°s frecuente la visita de estos.

La causa de que cada vez sea m√°s com√ļn el avistamiento de buitres en esa zona es porque estas aves se desplazan a diario hasta 200 kms en busca de alimento y se elevan a grandes alturas hasta localizar las corrientes c√°lidas que les hacen volar sin esfuerzo, solo planeando. Las colonias estables de buitres leonados m√°s cercanas a este Parque est√°n en Caba√Īeros, Valle de Alcudia y, en menor medida, la Sierra del Segura.

Con m√°s de 2,5 metros de envergadura y un peso de 6-9 kilos, este carro√Īero es una de las aves m√°s voluminosas de Europa y tambi√©n una de las m√°s longevas. Su presencia es fundamental para mantener un ecosistema saludable y evitar la propagaci√≥n de enfermedades, ya que digieren perfectamente la carne putrefacta portadora de bacterias.

Hace unas d√©cadas eran considerados alima√Īas, y se les envenenaba hasta llevarlos al borde de la extinci√≥n, y a√ļn todav√≠a hay mucha gente ignorante que cree que son depredadores, pero su morfolog√≠a les impide atacar a otros animales para cazarlos, ya que no tienen garras poderosas y tienen bastante dificultad para alzar el vuelo.

Apenas existe dimorfismo sexual entre los buitres leonados. Las aves adultas tienen una coloración general pardo-grisácea, con las regiones dorsales algo más pálidas, en contraste con las rémiges oscuras, mientras que las ventrales son de tonos marrones y pueden aparecer sutilmente listadas con un tono más claro. Los juveniles, por su parte, son de color marrón rojizo, más oscuro que en los adultos, y poseen un plumaje compuesto por plumas lanceoladas con finas estrías claras, que son renovadas progresivamente por otras de perfil redondeado.

Visto de cerca, en el aspecto del buitre leonado llaman la atención varios detalles morfológicos en la cabeza y el cuello, como el poderoso pico, la característica gola de plumas y el largo y desplumado cuello, cubierto tan solo por un fino plumón, que se adapta perfectamente a la exploración del interior de los cadáveres. Es precisamente en esta zona anatómica de la rapaz donde se pueden apreciar con mayor facilidad las diferentes edades de las aves.

Así, los buitres adultos tienen el pico de color hueso, la gola blanca y algodonosa, el plumón de la cabeza claro y el iris de color amarillento o ambarino, mientras que los ejemplares juveniles lucen una gola muy patente y desflecada, compuesta por largas plumas lanceoladas de color rojizo, y tienen el iris y el pico negros.

A medida que transcurren los a√Īos, los buitres leonados van pasando por diferentes plumajes intermedios, en los que progresivamente adquieren la librea del adulto, cosa que sucede cuando cuentan con siete u ocho a√Īos.

Visto en vuelo, el buitre leonado ofrece una silueta inconfundible, con las alas largas y anchas ligeramente enVy una reducida cola. También en estos momentos se pueden diferenciar las edades de las aves, ya que los adultos tienen, comparativamente, la cola más corta que los juveniles y el borde posterior del ala más recto, mientras que estos lo presentan aserrado.

Suelen volar en peque√Īos grupos, que se hacen m√°s grandes cuando detectan un cad√°ver gracias a su magn√≠fica vista. Suelen detectar la carro√Īa por la presencia de c√≥rvidos. Cuando detectan la comida, empiezan a descender lentamente planeando en c√≠rculos y as√≠ se les van uniendo m√°s cong√©neres.

Hay cuatro especies de aves necr√≥fagas en Espa√Īa, tres de ellas con poblaci√≥n estable en nuestra regi√≥n: el buitre leonado, con una poblaci√≥n de unas 3.600 parejas reproductoras; el buitre negro, con alrededor de 1.200; y el alimoche, con 205 parejas. La cuarta especie de aves carro√Īeras es el quebrantahuesos, que no tiene colonias estables en Castilla-La Mancha, aunque hagan ciertas incursiones en las zonas de la sierras de Guadalajara y del Segura.

Es una aut√©ntica suerte poder disfrutar de la siempre beneficiosa presencia de estas aves carro√Īeras en nuestra regi√≥n. Ahora Ruidera parece mucho m√°s un Parque Natural.

Persona inquieta y multidisciplinar. Artista pl√°stico, profesor de dibujo y acuarela, dise√Īador, gastr√≥nomo, y escritor aficionado. Ha publicado en distintos medios digitales varios relatos, tambi√©n ha publicado un libro de microrrelatos junto a Carlos Naranjo, y est√° trabajando en varios proyectos editoriales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí