Al menos 9.809 camas hospitalarias cierran este verano en el conjunto del país, 106 en Castilla-La Mancha debido a que las administraciones no han cubierto las vacantes por vacaciones ni las bajas por enfermedad, según el sindicato de enfermería SATSE, que advierte de que esta cifra es 14 % mayor que el año pasado, cuando cerraron 8.600 camas.

Según los datos recabados por SATSE, el porcentaje de personal que no se sustituye en verano oscila entre el 30 y el 40 %, dependiendo del servicio de salud y esa «deficiente planificación de las administraciones recae, una vez más, sobre profesionales y pacientes».

El sindicato también ha denunciado que no se haya realizado una organización adecuada de las necesidades de hospitales y centros de salud que en periodo estival incrementan su sobrecarga por estar ubicados en tradicionales destinos turísticos y tienen mayor afluencia de visitantes o residentes estacionales.

Esto, dice SATSE, también ocurre en municipios del medio rural, que están faltos de recursos asistenciales y profesionales y ven agravada su situación con el incremento de población en verano.

Otra consecuencia de la deficiente planificación es el aumento de pacientes desplazados dentro del mismo hospital a otras unidades que no se corresponden con su patología.

Y en paralelo, señala SATSE, las enfermeras son desplazadas de la unidad en la que trabajan, lo que dificulta su labor a consecuencia de factores ajenos a su voluntad.

El sindicato de Enfermería, que ha recabado datos de cierre de camas hospitalarias públicas, precisa que se trata de cifras a la baja, ya que muchos centros y servicios no han facilitado datos argumentando que todo dependerá de la evolución de la situación.

Por comunidades, tres autonomías suman la mitad de cierres: Andalucía, 2.038; la Comunidad de Madrid, 1.800 y Comunidad Valenciana, 1.126.

Además de los datos de esas tres comunidades, SATSE ha calculado el cierre de 850 camas hospitalarias públicas en Cataluña (850), País Vasco (770), Aragón (659), Galicia (508), Asturias (400), Castilla y León (335) y Extremadura (285).

La previsión de cierre de camas en Cantabria es de 265; en Murcia, 250; en Baleares, 158; en Navarra, 108; en Castilla-La Mancha,106; en Canarias, 99 y en La Rioja, 52.

El sindicato advierte de que el cierre de camas y la suspensión de consultas externas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas tiene una incidencia directa en las listas de espera, que se siguen incrementando.

Todo esto, insiste, conlleva un aumento de la sobrecarga de los profesionales que trabajan en verano y, en definitiva, repercute negativamente en la atención a los pacientes y a su salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí