Castilla-La Mancha cuenta esta temporada con un total de 36 zonas oficiales de ba√Īo de interior, correspondientes a 22 municipios e integradas en las demarcaciones hidrogr√°ficas del J√ļcar, Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

Como alternativa a otros destinos, la Comunidad Aut√≥noma ofrece as√≠ espacios habilitados y controlados donde se puede disfrutar de la naturaleza y los parajes tranquilos de gran belleza, con una extensa red de playas y zonas de ba√Īo continentales.

Por provincias, en Albacete se controlan ocho zonas de ba√Īo siete corresponden a las lagunas del municipio de Ossa de Montiel (Lagunas de la Colgada, la Salvadora, la Tomilla, la de Santo Morcillo, la Redondilla y las dos de San Pedra), del Parque de las Lagunas de Ruidera y una en el R√≠o J√ļcar en el municipio de Alcal√° del J√ļcar.

En Ciudad Real se vigilan nueve zonas de ba√Īo en total, encontr√°ndose cinco en el r√≠o Bullaque (tres corresponden al municipio de Piedrabuena y dos en el municipio El Robledo); una en el Pantano de Carboneras, en el municipio de Brazatortas y tres zonas de ba√Īo en Ruidera, dentro del Parque Natural de Las Lagunas de Ruidera (Lagunas del Rey, Entrelagos y la Morenilla), ha informado la Junta en un comunicado.

En la provincia de Cuenca se supervisan ocho zonas de ba√Īo, el embalse de Buend√≠a, con dos zonas de ba√Īo (ambas en Buend√≠a); el r√≠o Guadiela (Albendea); la Laguna del Tobar (Beteta); el r√≠o Escabas (Ca√Īamares); el embalse de la Toba (Cuenca), el r√≠o Cuervo (Santa Mar√≠a del Val) y el r√≠o J√ļcar (Cuenca).

En Guadalajara se agrupan un total de siete zonas de aguas de ba√Īo, dos en el r√≠o Tajo (Trillo y Zaorejas); tres en el embalse de Entrepe√Īas (Aloc√©n, Dur√≥n y Pareja); una en el embalse de Alcorlo (La Toba) y una en el embalse de Palmaces de Jadraque.

La provincia de Toledo cuenta con cuatro zonas de ba√Īo, tres en las Lagunas de Villafranca de los Caballeros y una en el embalse de Cazalegas.

VIGILANCIA

Para proteger la salud de las personas usuarias de las zonas de ba√Īo, la Consejer√≠a de Sanidad, a trav√©s de la Direcci√≥n General de Salud P√ļblica, lleva a cabo un Programa Regional de Vigilancia Sanitaria de las Aguas de Uso Recreativo, desarrollado por las Secciones responsables de Salud Ambiental y los Distritos de Salud.

Este programa permite el control de la calidad de las aguas, las instalaciones y sus entornos. La vigilancia de estos espacios est√° basada fundamentalmente en la inspecci√≥n ocular de la playa y el agua, as√≠ como la toma de muestras del agua de las zonas de ba√Īo para comprobar su calidad. A partir de estos datos la Consejer√≠a de Sanidad emite informes sobre la aptitud de ba√Īo de las aguas, con una periodicidad quincenal hasta que finalice la temporada de ba√Īo, el 15 de septiembre.

Entre los an√°lisis de las aguas de ba√Īo, se determinan, en la red de Laboratorios de Salud P√ļblica, todos los par√°metros microbiol√≥gicos exigidos por la normativa vigente en los Laboratorios de Salud P√ļblica. Adem√°s, se vigilan otros par√°metros biol√≥gicos como cianobacterias, microcistinas que se investigan en las Secciones de Salud Ambiental y Microbiolog√≠a Cl√≠nica y Ambiental, ambas del Instituto de Ciencias de la Salud de Talavera de la Reina.

Para conocer el estado de estos espacios puede acceder al sistema nacional de informaci√≥n sanitaria ‘N√ĀYADE’ (http://nayadeciudadano.sanidad.gob.es/) y de la p√°gina web Sanidad Castilla-La Mancha (https://sanidad.castillalamancha.es/ciudadanos).

RECOMENDACIONES

Coincidiendo con el inicio de la temporada, la Consejer√≠a de Sanidad recomienda a la ciudadan√≠a respetar la se√Īalizaci√≥n existente, as√≠ como cuantas indicaciones de advertencia, avisos y peligros que se encuentren instaladas en estos parajes.

Se aconseja tener en cuenta la profundidad de las zonas de ba√Īo, que puede variar de un d√≠a a otro, por lo que conviene comprobar la distancia al fondo y que no haya elementos sumergidos tales como piedras, √°rboles, ramas u otros objetos.

Adem√°s, es importante no olvidar que las caracter√≠sticas y din√°mica fluvial de estos espacios naturales pueden provocar que el fondo a veces sea inestable o que se creen surcos o pozas de profundidad y comportamiento desconocido. Ante crecidas del caudal de un r√≠o o si la velocidad de la corriente aumenta es preferible evitar el ba√Īo.

La Consejer√≠a recuerda que los ayuntamientos son los encargados de mantener las condiciones de limpieza y salubridad de las playas de las zonas de ba√Īo, colocar carteles informativos con las caracter√≠sticas, las infraestructuras y las medidas de seguridad, as√≠ como vigilar los posibles puntos de vertido cercano para evitar riesgos y adoptar las medidas de gesti√≥n que le requieran las administraciones de salud ambiental.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí