El Gobierno de Castilla-La Mancha ha avanzado, en boca de su presidente, Emiliano García-Page, que apoyará la declaración de Interés Turístico Nacional el Corpus Christi de Porzuna (Ciudad Real).

En su visita a la eucaristía y posterior procesión con motivo de la celebración de la festividad del Corpus Christi, ha señalado que podrá decir con «bastante seguridad» que la fiesta obtendrá este reconocimiento. «Lo conseguiremos entre todos».


Advertisement

«Ya tiene la declaración regional, pero tiene que pasar cierto tiempo para que se pueda postular –el reconocimiento nacional–«, ha afirmado, remarcado que esta decisión depende del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Al margen de las singularidades regionales de esta fiesta –que motiva el reconocimiento de interés regional– García-Page ha justificado la vertiente nacional porque hace que «mucha gente venga a su municipio desde donde se ha ido a trabajar». «Cada día es más obligado reencontrarnos con nuestras raíces y municipios».


Vinícola de Tomelloso

Porzuna recibe «con ganas» la procesión del Corpus Christi para «reavivarla» tras el paréntesis de la pandemia

La localidad ciudadrealeña de Porzuna ha vivido con «ganas» la procesión del Corpus Christi tras los dos años en los que no se ha podido celebrar con motivo de la pandemia.

Así lo ha señalado, en declaraciones a Europa Press, el cronista oficial de la Villa, Andrés Francia, que ha narrado cómo los vecinos madrugan este domingo preparando las alfombras para el paso de la Sagrada Custodia. En el origen se elaboraban con hierbas aromáticas pero posteriormente, para preservar el medio ambiente, se sustituyeron por alfombras de serrín.



«Tienen un bello colorido, todo el recorrido está formado por alfombras con motivos geométricos y alegóricos del Corpus», ha descrito.

Después, comienza el ritual donde «danzas y rondallas dan los buenos días al sacerdote, luego al alcalde y luego comienza el recorrido por todas las alfombras de la población».



Y llega el momento de la danza, que empieza a las 19.00 horas, con doce danzantes –que la realizan de espaldas– y un recorrido de dos kilómetros. Al lado de las alfombras se coloca un altar, los llamados «altares de descanso» para que el sacerdote con la Sagrada Custodia haga una breve parada, que aprovechan los danzantes para descansar. La costumbre es «llegar a la iglesia antes de que se ponga el sol».

De su parte, Montse, natural de la localidad, ha deseado, tras dos años «tan duros» para todos, que los danzantes «pisen el corazón de Jesús con nuestras alfombras». «Hay mucha devoción, cada uno aportamos nustro granito de arena ayudando a nuestro pueblo».



Otra vecina, Nazaret, ha destacado que esta danza «es única en el mundo» porque los danzantes «nunca dan la espalda al Santísimo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí