Las estrellas Michelin. Un reconocimiento de gran prestigio que se otorga a aquellos restaurantes cuya cocina supone una experiencia excepcional. Los profesionales del mundo de la hostelería se dejan la piel a diario para conseguir galardones de todo tipo, pero, sin duda, este es uno de los más conocidos a nivel nacional.

Lograr una estrella (o incluso más) puede suponer un antes y un después para quien regenta un local, ya que no solo se convierte en la reafirmación del trabajo bien hecho, sino también en un altavoz de promoción que atrae a clientes de diferentes puntos del país.



Para lograrlo, y según exponen desde la Guía Michelin, se tienen en cuenta cinco criterios igualitarios independientemente del restaurante valorado: “calidad de los ingredientes, armonía de los sabores, dominio de la técnica, la personalidad del chef plasmada a través de su cocina y, algo no menos importante, la regularidad a lo largo del tiempo y de la propuesta en su conjunto”.

Una estrella Michelin puede suponer un motivo de presión, porque a partir de su concesión subirán las expectativas de los clientes en cuanto a la cocina, trato y ambiente de su restaurante. Sin embargo, también se convierte en motivo de orgullo, ya que se pone en valor el trabajo que se realiza en el día a día, y no solo cuando los jueces deciden visitar el local.


Lokinn

Hoy, hacemos un repaso por las “constelaciones Michelin” que hay en Castilla-La Mancha, donde un total de 11 restaurantes repartidos a lo largo y ancho de la región han logrado hacerse un gran hueco en esta Guía de prestigio. De hecho, dos de ellos han repetido galardón, por lo que cuentan con dos estrellas Michelin.

RESTAURANTES CON ESTRELLA MICHELIN EN CASTILLA-LA MANCHA

MARALBA (Almansa, Albacete)

Sin duda, Maralba ha marcado un hito en la historia gastronómica de la región. Logró convertirse en el primer restaurante de la provincia de Albacete con una estrella Michelin, y fue el primero de la región en obtener dos estrellas Michelin.


ACREDITA
Advertisement

Cerca de cumplir los 20 años desde su apertura, Maralba nace como un negocio familiar que combina la comida manchega con la cercanía del Levante. Su cocinero, Fran Martínez, forma equipo con Cristina Díaz, sumiller y jefa de sala, quienes se integraron por primera vez en el listado de estrellas Michelin en el año 2011.

Entre sus menús, rondan las 3-4 cartas al año, que varían en función de la época y del producto de temporada, cuya filosofía consiste en apostar por los alimentos locales y de cercanía. A pesar de contar con dos estrellas Michelin, se trata de uno de los restaurantes del listado más asequible económicamente.

CIGARRAL DEL ÁNGEL (Toledo)

Mirando a Toledo y al Tajo. Así se presenta el Cigarral del Ángel, del reconocido cocinero Iván Cerdeño, que ha logrado convertirse en el segundo restaurante de Castilla-La Mancha con dos estrellas Michelin. Toledo ha sido parada de muchos viajeros, artistas e intelectuales a lo largo de los años, quienes han dejado una huella cultural y gastronómica a su paso. Este es el eje principal en el que se basa la cocina capitaneada por Cerdeño.

La memoria y la temporalidad conforman una oferta de menús con productos manchegos, donde adquieren protagonismo el sector cinegético de los montes de Toledo, las huertas del entorno y una combinación entre el mar y la montaña.



Además de ofrecer “una cocina que captura los sabores del cigarral”, cuyos resultados unen una combinación de técnica, sabor y estética, los comensales podrán degustar sus platos rodeados de patios, jardines y con unas vistas alucinantes sobre la ciudad de Toledo.

RAÍCES (Talavera de la Reina, Toledo)

Seguimos en la provincia de Toledo, hasta llegar a Talavera de la Reina, para encontrarnos con el restaurante Raíces, de Carlos Maldonado. Su figura como chef se hizo especialmente conocida después de ganar la tercera edición de Masterchef en el año 2015. A partir de entonces, los éxitos siguieron creciendo: logró una estrella Michelin en 2020 y poco después se situó como uno de los 25 mejores restaurantes de Europa según Tripadvisor.

“Tradición, vanguardia y mundo” es como se presenta la cocina de este talaverano de nacimiento, quien apuesta no solo por los sabores y productos manchegos, sino también por el resto del mundo. De hecho, en su propuesta tiene cabida el hermanamiento entre su ciudad de origen y Puebla (México).

Elaboraciones arriesgadas y muy técnicas que reposan en vajillas diseñadas por ellos mismos, un elemento clásico de Talavera de la Reina y en las que, en el caso de los platos del postre, pueden verse las huellas de su hijo. Su propia página incluye esta hoja de presentación: “Déjame entrar en tu paladar y te daré un trozo de mi alma”.



EL COTO DE QUEVEDO (Torre de Juan Abad, Ciudad Real)

El Coto de Quevedo es un hotel rural que cuenta con una joya en su interior: un restaurante con una estrella Michelin. El chef-propietario, José Antonio Medina, aprendió de manera autodidacta y observando a todos los profesionales que le rodean. Todo ello da como resultado una cocina tradicional con toques nuevos, contemporáneos y con un enfoque creativo muy personal.

En su trabajo tiene especial protagonismo el sector cinegético, visto desde una perspectiva contemporánea, además de originales postres caseros. Asimismo, se ofrecen dos tipos de menús: uno económico para el mediodía, pensado sobre todo para las jornadas laborales, y otro orientado al cliente gastronómico.


DO La Mancha

El Coto de Quevedo reivindica su apuesta por el entorno rural, reflejo de la cultura culinaria del entorno. Por ello, los comensales podrán disfrutar de una terraza con vistas del Campo de Montiel, donde el escritor del Siglo de Oro se inspiró para escribir algunas de sus obras. Literatura, ruralismo y cocina de calidad se unen en este establecimiento pensado para una experiencia de auténtico relax.

RETAMA (Torrenueva, Ciudad Real)

“Un exclusivo paraje de elegancia donde conectar con uno mismo”. Así se presentan desde su página web el Hotel La Caminera, un club de campo pensado para la desconexión y que entre sus servicios incluye el restaurante Retama, con una estrella Michelin. En su filosofía, busca hacer un homenaje vanguardista a la cocina manchega y los productos de alrededor, “donde cada bocado y cada sorbo cuentan una historia”.

A pesar de ser sevillano de nacimiento, el chef Miguel Ángel Expósito juega entre fogones para presentar una propuesta basada en la pasión, la modernidad y el género tradicional de las recetas de la tierra. Maderas nobles de robles, olivos centenarios, flores y plantas autóctonas conforman el interior de este local que toma su nombre de un arbusto con flores amarillas muy común en la Meseta Central.

La oferta gastronómica del local logra reinterpretar los platos clásicos desde una visión más moderna y con técnicas actuales. Todo ello, de la mano de Vicenta Rojo, gerente y sumiller de Retama, en un trabajo en equipo que permite vivir una experiencia digna de los paladares más exigentes.

ABABOL (ALBACETE)

Menos de un año después de su apertura en enero de 2022, el chef Juan Monteagudo ha logrado para Ababol, ubicado en la capital albaceteña, una estrella Michelin. Un restaurante sencillo y luminoso, con muchos toques de madera, cuya cocina recrea las vivencias del chef a través de productos y productores locales.

Con un espacio para un máximo de 45 comensales, Monteagudo presenta una oferta gastronómica que une la comida tradicional manchega con la cocina francesa. Sus menús (Tierra, Ababol y Caza) varían en función de la temporalidad de los productos.

Los secretos de los fondos y los caldos son su territorio, con una cocina urbana, aunque de fondo rural y de secano, que se sumerge en el universo cinegético y en las verduras de Castilla-La Mancha.

OBA- (CASAS IBÁÑEZ, ALBACETE)

“La raíz y el sujeto de los principios más esenciales del ser humano”. Eso es lo que significa “Oba” en el lenguaje Bonifanciano. Tras llevar al reconocimiento al Cañitas Maite, el proyecto de Javier Sanz y Javier Sahuquillo ha logrado una estrella Michelin de la mano de un equipo joven. Tras más de dos años fraguando esta nueva idea de negocio, Oba- se ha convertido en una de las recientes incorporaciones a la prestigiosa lista Michelin.

Nombrados Cocineros Revelación en Madrid Fusión 2021, Sanz y Sahuquillo han conquistado el paladar de los más exigentes con variedades olvidadas, especies en peligro de extinción, pescados de río, vegetales de ribera autóctonos, silvestrismo, fermentos y técnicas ancestrales. De hecho, este 2022 han logrado convertirse en el primer restaurante de Castilla-La Mancha en obtener una Estrella Verde.

Una sala diseñada con materiales naturales hechos a manos por pequeños artesanos, desde el mantel hasta el plato, e incluyendo también el suelo y el techo, dan la bienvenida para vivir una experiencia culinaria que se nutre de más de 45 pequeños productores de todo el país y que busca “huir de las modas, de lo comercial y de lo cotidiano”.

EL BOHÍO (Illescas, Toledo)

Dentro de este repaso, no podía faltar El Bohío, galardonado con una estrella Michelin desde 1999 y que aún conserva. Sin duda, se trata de uno de los establecimientos más conocidos de la región teniendo en cuenta la fama de su chef, Pepe Rodríguez, jurado del popular programa Masterchef.

El Bohío nace desde que la abuela del chef, Valentina, decidió encender sus fogones en 1934. Desde entonces, ha seguido siendo un negocio familiar que une modernidad y tradición con productos de cercanía y temporalidad. Su nombre se debe a las elevadas cabañas de madera típicas del Caribe, lo que continúa recordando el pasado cubano de la familia. De un mesón de carretera pasó a convertirse en un restaurante alegre, renovado y entregado a las exigencias culinarias más actuales.

«La cocina de siempre, vista con los ojos de hoy», son las palabras que utiliza el propio chef para definir su propuesta, entre la que resaltan productos como las Lentejas con butifarra, su versión de las Sopas de ajo o actualizaciones como La pringá del cocido. Todo ello, con el objetivo de que “no salgas de El Bohío sin haber disfrutado de una experiencia gastronómica excepcional”.

ANCESTRAL (ILLESCAS, TOLEDO)

“Fuego y tradición”. Así es como se presenta el restaurante “Ancestral”, del chef Víctor Infantes, unas de las últimas incorporaciones a la lista tras lograr una estrella Michelin y convertirse en el segundo restaurante de Illescas en obtener este reconocimiento.

“Ancestral” parte del fuego y de la cocina de vanguardia como parte de su filosofía de trabajo, donde los productos de alrededor toman protagonista a base de recuperar sus técnicas ancestrales de elaboración (de ahí el nombre del lugar).

Los Menú Origen y Esencia varían en función de la temporada del año, pero sus productos y sabores siempre provienen de una perspectiva moderna con toques ahumados en los platos.

EL DONCEL (Sigüenza, Guadalajara)

Los hermanos Pérez, con Enrique al mano de los fogones y Eduardo como jefe de sala, han seguido una larga tradición hostelera en el municipio de Sigüenza. Cuando ambos se hicieron cargo de El Doncel, le aportaron un enfoque culinario vanguardista que une los sabores de los productos de temporada y cercanía, junto con las influencias del mundo exterior, especialmente de Japón.

Lo que empezó como una antigua casona de piedra del siglo XVIII pasaría a convertirse en una fábrica de cacao, hasta lograr transformarse en el primer restaurante con estrella Michelin en la provincia de Guadalajara, donde los sabores y las texturas tienen especial protagonismo.

“Una cocina honesta, que juega con los sentidos y sorprende al paladar” conforma este restaurante de una estrella Michelin. “El producto autóctono de temporada elaborada al más puro estilo de la tierra”, explican en su página web, todo ello para cumplir las expectativas de los paladares más exigentes.

EL MOLINO DE ALCUNEZA (Sigüenza, Guadalajara)

Para terminar este repaso, y a tan solo 10 minutos en coche de nuestro destino anterior, nos encontramos con El Molino de Alcuneza, un restaurante gourmet reconocido con una estrella Michelin y ubicado en un hotel a unos 6 km de Sigüenza.

En un establecimiento decorado con piedra, madera y muchos detalles, los hermanos Samuel y Blanca Moreno parten de una base tradicional, con productos de la serranía más cercana, para plantear una cocina moderna. Las setas, la caza, las verduras y las hortalizas tienen especial protagonismo en sus elaboraciones, sin dejar a un lado sus panes artesanos, puesto que ofrecen hasta siete tipos distintos de harinas ecológicas de espelta y otros cereales.

«De nuestros padres hemos aprendido la dedicación de este oficio que trabajamos en primera persona de modo “artesanal”, pero también hemos crecido formándonos en los mejores fogones», afirma el propio chef, en una idea resumida de esta propuesta compuesta por platos sorprendentes y llenos de matices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí