La variante ómicron «nos está pasando por encima y prácticamente lo único que podemos elegir es a qué ritmo nos contagiamos todos» de covid-19, asegura el experto José Luis del Pozo, que augura un mayor tensionamiento del sistema sanitario en las próximas semanas pero también una bajada brusca posterior de los contagios.

Lo analiza en una entrevista con Efe el director de los servicios de Microbiología y de Enfermedades Infecciosas de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), José Luis del Pozo, convencido de que la extensión de la vacunación va a hacer más leve la gravedad de la ya menos grave variante ómicron, a la que, sin embargo, «es imposible» parar, por lo que la clave es «focalizar los esfuerzos en los pacientes vulnerables o con factores de riesgo».

Ómicron es la variante más transmisible de las que hemos tenido hasta la fecha

Lo ocurrido en España, en pleno pico de la sexta ola y con algo de retraso respecto a lo vivido en Gran Bretaña, constata que ómicron «es, con diferencia, la variante más transmisible de las que hemos tenido hasta la fecha» y augura una transmisión comunitaria «descontrolada, mucho más si no establecemos unas ciertas medidas de restricción».

Pero, advierte, «hay que saber que estas medidas de restricción no van encaminadas a parar ómicron, porque esto es imposible, sino que lo que buscan es intentar que la ratio de contagios sea lo más lenta posible por un motivo: evitar la saturación del sistema sanitario», ya «sobrepasado» sobre todo en Atención Primaria.

  • Vinícola de Tomelloso

«La sobrepresión sobre el sistema sanitario va a ir a peor en los próximos días, sin ninguna duda, porque no tomamos medidas hace tres o cuatro semanas, que es cuando las deberíamos haber tomado para evitar esto», pero la reciente adopción de restricciones en horarios, aforos y otros ámbitos de reunión pública «hará que mejore la situación» en un mes.

Tajante en su observación de que «esta variante nos está pasando por encima y prácticamente lo único que podemos elegir es a qué ritmo nos contagiamos todos», Del Pozo reconoce que las últimas medidas que en Navarra relajan los confinamientos y las pruebas diagnósticas a cargo del sistema de salud son más acordes a la nueva situación, «porque los recursos del sistema no son infinitos».

«Probablemente en este momento no tenga sentido un sistema de rastreo, entre otras cosas porque es imposible rastrear a tanta gente y a tantos contactos. Tampoco el exceso de pruebas PCR y de antígenos» en personas asintomáticas, señala para respaldar que se haga una selección de los pacientes y, como ya se ha anunciado en Navarra, «focalizar estos esfuerzos en pacientes vulnerables o con factores de riesgo».

Son medidas que se han adoptado en función de la evolución de la pandemia y el aprendizaje derivado, dice tras poner como ejemplo al «radical acortamiento» de las cuarentenas planteado en Estados Unidos, «probablemente basado en hechos científicos» porque ómicron necesita de menor período de incubación y es menor su período de contagiosidad.

Por ello, «probablemente debamos evolucionar a replantear las cuarentenas pero con la precaución de saber que estamos asumiendo un riesgo», y en este escenario es donde «la clave está en la información y en la formación del ciudadano de a pie, que debe tener claro lo que tiene o no que hacer», ha dicho tras apelar a la responsabilidad individual, aunque «hay que darle unas guías claras».

La vacuna es esencial pero no suficiente

En cuanto al futuro de la pandemia de coronavirus, Del Pozo reconoce que «la vacuna es esencial pero no suficiente» para un «problema global» como este, que no conseguirá ser erradicado si la vacuna no llega también a los países en vías de desarrollo, porque «no puede ser que aquí estemos pensando ya en la tercera dosis o en la vacunación infantil y haya países donde adultos con factores de riesgo que no han recibido ni una sola».

«Para esto están organizaciones como la OMS, para asegurar que haya una equidad en el reparto de las vacunas, pero ya hemos visto que es muy complicado, pero no solo con el SARS-CoV-2», ya que hace años que existen vacunas y medicamentos contra enfermedades como malaria, tuberculosis, sida, sarampión o difteria, de las que siguen muriendo numerosas personas en países en vías de desarrollo que no acceden a estos sueros pese a su eficacia.

En cuanto al de la covid-19, el experto valora la generación «en tiempo récord» de vacunas «muy eficaces, buenas y seguras», pero «no es suficiente», como demuestra que con el tiempo se va perdiendo inmunidad y que incluso un vacunado se puede infectar, por ello «las vacunas van dirigidas a evitar ingresos, evitar infecciones graves y evitar muertes. No a evitar infecciones», insiste.

Por ello, y dado que «la pandemia seguirá en marcha» hasta que no haya vacunas en todo el mundo, considera que mientras tanto «seguirán apareciendo variantes y seguiremos teniendo un problema de salud global que tiene una solución muy complicada».

También en el plano global advierte de la tendencia del SARS-CoV-2 «a generar variantes cada vez mas transmisibles pero con cada vez menos patología severa», lo que favorecerá que cada vez haya más gente con anticuerpos y por tanto más protegida, «pero habrá más olas y más variantes seguro».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here