Este viernes ha concluido en Toledo el VIII Congreso de Cooperativas Agro-alimentarias de España, un Congreso que ha reunido durante dos días a más de 700 delegados de cooperativas de todo el país bajo el lema ‘Cooperativas, juntos hacia un futuro sostenible’. El Congreso ha tratado, desde diversos ángulos y con un amplio panel de expertos, tanto nacionales como internacionales, cuál debe ser el papel del cooperativismo en los próximos años desde el punto de vista de la sostenibilidad en sus tres vertientes: económica, social y medioambiental.

La sostenibilidad es un concepto de gran actualidad y sobre el que giran la mayoría de las políticas nacionales y comunitarias, y no sólo en el sector agroalimentario sino en un ámbito global. Las cooperativas son empresas arraigadas al territorio, que no se deslocalizan y que, como se ha reiterado ampliamente en el Congreso, son el motor económico, social y medioambiental de las zonas donde están ubicadas, por lo que podemos decir que llevan la sostenibilidad de serie, en su propia naturaleza.

Durante el evento, se ha presentado el proyecto de creación de una «marca cooperativa», que se está gestando desde hace tiempo en la Organización y que se va a desarrollar de forma inmediata. El objetivo de esta marca es dar a conocer a la sociedad que los «productos cooperativos tienen unos valores detrás que hacen que el mundo sea mejor», como han dicho Enrique de los Ríos, director de Única Group y Enrique Colillas, director de Trops.

«Hay que comunicar que nuestros productos son los que ofrecen directamente los agricultores y ganaderos». La marca incluye una política de uso, un logo y diferenciará estos productos de otros resaltando valores del cooperativismo como la unión, la cooperación por el bien común, la calidad, la sostenibilidad o que el beneficio retorna a los propios agricultores y ganaderos, contribuyendo así al mantenimiento del medio rural y a luchar contra la despoblación.

  • Vinícola de Tomelloso

También se ha presentado el Plan Estratégico del Cooperativismo Agroalimentario Español, PECOOP, que pretende servir de hoja de ruta para las cooperativas en los próximos años y que, según ha presentado Gabriel Trenzado, director técnico de Cooperativas Agro-alimentarias de España, se basa en ejes como la sostenibilidad económica, social y medioambiental, la mejora del reconocimiento social y comercial del cooperativismo y la transformación digital.

CREANDO VALOR SOCIAL, ECONÓMICO Y MEDIOAMBIENTAL

En la jornada de la mañana, que ha sido inaugurada por Jaime Campos, director territorial de CaixaBank en Castilla-La Mancha, se han desarrollado tres paneles de expertos. El primero se ha centrado en la sostenibilidad económica, el segundo en la medioambiental y el tercero ha puesto el foco en el carácter social de las cooperativas, creadas por y para las personas.

El primer bloque ha contado con la participación de los directores y directoras de las cooperativas UDAPA, Ana Carrasco; de Champinter, Abdón Catalán; de Dcoop, Rafael Sánchez de Puerta; de la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte, Mónica Tierno; y de la Cooperativa de Artajona, Ignacio Zabaleta. Todos ellos han abordado, desde la experiencia de sus propias cooperativas, cómo combatir el enorme reto de garantizar la rentabilidad y la competitividad, e incluso de cómo han podido generar un valor añadido extra para sus socios.

Productos diferenciados más adaptados a usos concretos, desde la semilla hasta los lineales, como han ejemplificado UDAPA y Champinter, o por la calidad dentro de una DOP como es el caso de las Cooperativas del Jerte, hasta estrategias basadas en la integración y la dimensión para abordar proyectos de más envergadura para ser líderes mundiales(Dcoop) o en servicios muy personalizados para todos los socios (Artajona), son algunas de las estrategias que estas empresas han seguido y que pueden ser inspiradoras para el resto de cooperativas asistentes al Congreso.

MÁS ALLÁ DE PROPAGANDAS

El segundo panel, más centrado en el reto medioambiental, ha contado con la intervención de los presidentes de las cooperativas La Palma, Pedro Ruiz, deAlimer Julián Díaz, y de Cofrudeca, Alejandro Molina, además del director general de Agrocat, Emili Nebot. Han aportado casos reales de cooperativas que predican con el ejemplo, lejos de la propaganda que algunas grandes compañías hacen en los medios de comunicación. Estas cooperativas trabajan la sostenibilidad desde abajo.

Formando y aprendiendo con los agricultores cómo producir un tomate con menos agua, cómo reducir las emisiones de metano de las ganaderías a través de biodigestores, probando en parcelas de ensayo frutas y hortalizas más resilientes y adaptadas al cambio climático o aprovechando el conocimiento agronómico para hacer lucha biológica o fertilización orgánica en sustitución de la química.

La sostenibilidad medioambiental es un camino en el que siempre se puede dar un paso más, pero cada paso cuesta y hay que ayudar a que los agricultores y ganaderos lo den sin comprometer su rentabilidad. El papel de las cooperativas es este, acompañar, asesorar, apoyar y lograr mercados óptimos para estos productos más sostenibles. Las renovables, la gestión de subproductos, la comercialización de productos ecológicos son ya una realidad en el ámbito cooperativo y son muchos más los retos en los que las cooperativas serán imprescindibles.

LAS PERSONAS, LO PRIMERO

El tercer y último bloque temático ‘El papel de las cooperativas en la sostenibilidad social’ ha comenzado con la intervención de Isabel Bombal, directora general de Desarrollo Rural, Innovación y Formación Agroalimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, quien ha recalcado que las cooperativas son empresas de la economía social, con unos principios y valores diferenciales entre los que se encuentra la primacía de las personas por encima del capital.

Esto se refleja en su compromiso con su base social, tratando de generar el mejor resultado económico para sus socios y socias, ofreciéndoles multitud de servicios y una mayor calidad de vida, elementos claves si queremos luchar por un medio rural vivo.

A continuación, los presidentes de COVAPy de la Cooperativa de Fresnillo, Ricardo Delgado y José Luis González, respectivamente, y el director de Grupo Arco Iris han explicado a los asistentes la contribución de sus empresas al desarrollo rural y el mantenimiento de la población en sus zonas de influencia.

Posteriormente, ha intervenido también Inés Guillén, presidenta del Grupo de Jóvenes de Cooperativas Agro-alimentarias de España, quien ha dado su punto de vista acerca de una de las grandes amenazas del sector, la falta de relevo generacional. Inés ha subrayado la importancia de poner en valor el modelo cooperativo para atraer a los jóvenes, que vean «cómo trabajamos, cómo apoyamos a los socios con todos los servicios que necesitan, con nuevas tecnologías» y, sobre todo, que son «nuestras empresas».

CLAUSURA

La clausura del encuentro ha corrido a cargo de Fernando Miranda, secretario general de Agricultura y Alimentación del y Francisco Martínez Arroyo, consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha, acompañados del presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Angel Villafranca.

«Debemos llevar a las ciudades el valor y la importancia de las cooperativas en el medio rural, empresas que representan a muchas personas, no hay ninguna entidad en esta región que tenga tantos socios como las Cooperativas, 160.000 socios», ha concluido el consejero castellano manchego.

Asimismo, ha indicado que desde la Junta se va a seguir apostando estos proyectos colectivos que «defienden mejor el producto de nuestro campo, porque haciéndolo, defendemos el futuro de nuestra tierra».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí