La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha sugerido que los mayores de 80 años y los residentes en residencias de mayores recibirán la segunda dosis de refuerzo contra la COVID-19 cuando lleguen las vacunas adaptadas a las nuevas variantes.

Así se ha pronunciado durante una comparecencia a petición propia ante la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados para informar sobre las acciones llevadas a cabo frente a la COVID-19 y el nuevo sistema de vigilancia y control tras la fase aguda de la pandemia.



«Las personas expertas y la Comisión de Salud Pública creen que, aunque será necesario administrar una segunda dosis de refuerzo, todo apunta que sí, deberá establecerse el momento más apropiado según la situación epidemiológica, siendo altamente probable con la llegada de las vacunas adaptadas a las nuevas variantes», ha explicado la ministra.

Esta es, según Darias, la «última propuesta» que han hecho los asesores de Sanidad, que «se basa en la situación epidemiológica y en la valoración de la inmunidad de las personas mayores de 80 años y residentes de residencias de mayores».


Advertisement

Por el momento, la segunda dosis de refuerzo solo se está administrando en España a la población incluida en el grupo 7 de la Estrategia de Vacunación, como algunos enfermos de cáncer, trasplantados, en diálisis o hemodiálisis, mayores de 40 años con síndrome de Down o que toman fármacos inmunosupresores.

En abril, el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) y la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) respaldaron la cuarta dosis en los mayores de 80 años.


Vinícola de Tomelloso

«Se puede administrar una cuarta dosis (o un segundo refuerzo) a los mayores de 80 años o más, tras revisar los datos sobre el mayor riesgo de COVID-19 grave en este grupo de edad y la protección que proporciona una cuarta dosis», establecieron.

En cualquier caso, puntualizaron que «actualmente no hay pruebas claras» de que la protección de la vacuna contra la enfermedad grave esté disminuyendo sustancialmente en adultos con sistemas inmunitarios normales de entre 60 y 79 años y, por tanto, «no hay pruebas claras que apoyen el uso inmediato de una cuarta dosis» en esta población.



«PRÁCTICAMENTE HEMOS VUELTO A RECUPERAR LA NORMALIDAD TAN ANSIADA»

En cuanto a la situación epidemiológica de la COVID-19, Darias ha celebrado que «prácticamente hemos vuelto a recuperar la normalidad tan ansiada», incluso con un descenso de los casos en la última semana tras el ligero ascenso producido durante marzo y abril.

Además, ha señalado que la gravedad de los casos «se mantiene en los niveles bajos que indujeron la modificación de la Estrategia de Vigilancia». «Tenemos niveles hospitalarios de ocupación inferiores a los previos a pesar de incidencias muy superiores», ha insistido.



En este punto, ha pormenorizado que el riesgo de hospitalización en mayores de 60 años «se redujo un 63 por ciento en los primeros dos meses de 2022», mientras que el de muerte «en un 57 por ciento». «Son cifras que evidencian la evolución de la pandemia y la menor gravedad de la enfermedad como consecuencia de una altísima cobertura vacunal», ha remachado.

TRATAMIENTOS CONTRA LA COVID-19

La ministra también se ha referido a los «esperanzadores» resultados de los ensayos clínicos de la vacuna de la compañía catalana HIPRA, «tanto en generación de anticuerpos como en seguridad». «Estamos convencidos que va a suponer un posicionamiento de España muy importante en la producción y envasado de vacunas», ha asegurado.



Por otra parte, ha recordado que España también cuenta con tratamientos frente a la COVID-19, al margen de las vacunas. Así, ha detallado que nuestro país ya ha recibido más de 50.000 tratamientos de ‘Paxlovid’, el antiviral de Pfizer, que han sido distribuidos a las comunidades autónomas. De ellos, se han dispensado, sin embargo, apenas 1.218. España está «a punto de recibir el siguiente envío» de ‘Paxlovid’, según Darias.

Este fármaco presenta diferencias relevantes respecto a las alternativas existentes, ya que tiene la ventaja de administrarse por vía oral, lo que permite realizar un tratamiento ambulatorio de los pacientes leves con factores de riesgo para progresión a COVID-19 grave, controlando la progresión de la infección y así frenando la hospitalización y muerte.



Además, ha mostrado una eficacia del 89 por ciento en la reducción del riesgo relativo de hospitalización o muerte en los pacientes leves con un riesgo elevado progresión a COVID-19 grave. Esta eficacia es al menos similar o superior a la mostrada por los medicamentos administrados por vía intravenosa y superior a la mostrada por la otra alternativa oral.

Los estudios científicos han determinado que ‘Paxlovid’ conserva su actividad frente a variantes de interés como la ómicron. El antiviral se debe administrar lo antes posible tras el diagnóstico de COVID-19 y dentro de los cinco días posteriores al inicio de los síntomas.



Darias también ha pormenorizado los datos de la combinación de anticuerpos monoclonales de AstraZeneca ‘Evusheld’ (tixagevimab y cilgavimab). De los 30.000 tratamientos adquiridos, Sanidad ya ha distribuido 9.600 a los hospiales «en función de las peticiones recibidas desde las comunidades autónomas».

‘Evusheld’ está indicado para la prevención de la COVID-19 en mayores de 18 años o más con inmunodepresión grave que no respondan a la vacunación y aquellas que la tienen contraindicada con riesgo muy alto de enfermedad grave tras la infección por coronavirus. Cuando los anticuerpos en ‘Evusheld’ se adhieren a la proteína clave del virus, provocando que no pueda ingresar a las células para multiplicarse y no pueda causar la infección.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí