El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado este viernes que siguen trabajando para determinar a qué obedece la oleada de ‘pinchazos’ en locales de ocio nocturno que se ha intensificado este mes de julio, todo ello ara esclarecer si esas prácticas buscan la sumisión química o «amedrentar» a las mujeres para echarlas de los espacios públicos.

«Hay que concretar si hay sumisión química tradicional con el fin de someter la voluntad de una persona dirigida a la comisión de ese delito, o si hay otra voluntad detrás como la de intentar trasladar una situación de seguridad como amedrentar a un colectivo con ese discurso machista de tratar de sacar a las mujeres del espacio público», ha explicado.



En una entrevista en TVE, el titular de Interior ha señalado que hay un total de 60 denuncias en todo el territorio nacional y que, ante este incremento, están trabajando en hacer un estudio individualizado para esclarecer si estos hechos se atribuyen a la sumisión química.

DENUNCIAR Y ACUDIR A UN CENTRO SANITARIO

El ministro ha señalado que existe un protocolo para casos de sumisión química y que se trata de un asunto sobre el que llevan trabajando «mucho tiempo». Para este caso concreto, además, ha precisado que están trabajando en coordinación con todas las policías autonómicas y también con policías locales.



Por último, ha hecho hincapié en la importancia de que estos hechos delictivos se denuncien y se acuda lo antes posible a un centro asistencial para hacer una analítica en el mínimo lapso de tiempo posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí