El vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, ha explicado en un desayuno informativo desde la capital conquense el llamado Proyecto X Cuenca que pretende suprimir el tren convencional entre Aranjuez y Utiel, asegurando que ahorrar no es su intención, que el actual no valdría para mercancía y que no mejoraría con inversión.

Según ha defendido, «la ciudad de Cuenca tiene que conocer lo que supone el proyecto en profundidad» así como las alternativas que ofrece, ya que recoge «siete hitos».

Explicando cómo surgió el proyecto, ha detallado que fue después de la tormenta Filomena cuando el secretario de Estado de infraestructuras se puso en contacto con el Gobierno regional para plantear que el Ministerio consideraba que ante el estado de la vía del tren entre Cuenca y Utiel, se plantea que llega el momento de «tomar una decisión» en cuanto a la línea convencional.

Una decisión que, ha dejado claro, «es del Ministerio», estamento que en todo caso «estaba interesado en hablar con todas las instituciones del territorio» de cara a montar «un sistema de transporte intermodal» para que Cuenca se convierta en «un ejemplo» con la capital como eje central que venga a mejorar «de forma sustancial» la movilidad.

  • Vinícola de Tomelloso

No se trata, ha dicho, de un proyecto «economicista» para ahorrar dinero, sino que se plantea, con el mismo dinero, «un nuevo sistema de movilidad» con un objetivo final: que las personas «puedan ir desde un sitio a otro».

Una vez recibido este planteamiento, es él mismo como vicepresidente del Gobierno regional quien habla con Diputación y Ayuntamiento, y por un lado la institución provincial muestra su acuerdo, del mismo modo que lo hace el Gobierno municipal.

FERCAM 2022

Por lo tanto, la respuesta al Ministerio fue que «por parte de las tres instituciones» se estaba de acuerdo con seguir avanzando con la respuesta.

Ante la pregunta de por qué no se incluye a otros ayuntamientos, ha respondido que es en la capital donde hay planteamientos a Adif para utilizar los terrenos que dejan las vías para «infraestructuras que necesita la ciudad».

«¿Por qué el Ministerio toma esta decisión? Porque esta vía tiene las características que tiene y la utilizan 37 personas al día», 17 de ellas en el tramo más concurrido fuera de la provincia, algo que cuesta «9,8 millones de euros solo de compensación a Renfe por el coste de mantener las vías».

Ahora, se plantea como ese montante perfilar otro sistema, si bien, ha insistido, «el Ministerio no quiere ahorrarse ni un solo euro».

LA VÍA NO MEJORARÍA CON INVERSIÓN NI SIRVE PARA MERCANCÍAS, SEGÚN GUIJARRO

Aún invirtiendo en la vía, «no va a mejorar ni a reducirse el tiempo de viaje entre Aranjuez y Utiel» por la orografía y el «gran desnivel» entre la meseta y el área de Valencia, según la argumentación de Martínez Guijarro.

Ante la posibilidad de utilizar la vía solo para mercancías, se llega a la conclusión de que «es imposible, porque la pendiente que tiene haría necesaria la intervención de dos máquinas» para solventar más de mil metros.

«La prueba es que en los 15 años que lleva liberalizado el transporte por mercancías ningún operador ha solicitado a Adif usar este ferrocarril para mercancías», ha aseverado.

Por ello, la estrategia es «que los servicios ferroviarios en el centro de la ciudad se trasladen al AVE» para que Cuenca «no pierda servicios ferroviarios, sino que además los gane».

Un billete hoy para ir de Cuenca a Madrid por la línea tradicional solo puede usarse con dos servicios diarios y un trasbordo en Aranjuez, y ahora la propuesta es «dos trenes Avant que unan Cuenca con la estación de Atocha», uno que salga de Madrid a las 7.00 y otro de vuelta con partida a las 16.20.

Esto daría «dos ventajas» según Martínez Guijarro, ya que Cuenca «quedaría unida también con Albacete y Toledo» con billetes sencillos.

«Simplemente con esto, la ciudad de Cuenca mejora sus servicios ferroviarios. Los trenes Avant serán los trenes convencionales del siglo XXI», ha opinado el vicepresidente regional.

Incluso, ha desgranado que Renfe plantea «alguna mejora más» como los trenes AVLO, la «alta velocidad ‘low cost’, con dos paradas en Cuenca, tanto en dirección a Madrid como a Valencia.

Así, «Renfe incrementa los servicios con dos Avant y dos AVLO», por lo que «se incrementa sustancialmente los servicios ferroviarios con precios equivalentes a los del tren convencional», según su planteamiento.

Esto llega de la mano con otra oferta para el Ayuntamiento con «un servicio lanzadera entre la Estación Fernando Zóbel y el centro de la ciudad», que siendo pagado por el Ministerio repercutiría en ahorro para las arcas municipales.

«Que nadie diga que la ciudad de Cuenca pierde servicios ferroviarios, ya que los incrementa y los mejora, porque el tiempo en llegar a Madrid pasará de tres horas y quince minutos a 50 minutos, y sin trasbordo», ha apuntado.

¿QUÉ OCURRE EN LA PROVINCIA?

José Luis Martínez Guijarro ha hablado del resto de la provincia. Sobre el trayecto Cuenca-Huete, ahora hay dos servicios que se cambiarán por «cinco autobuses por trayecto» que pararán en el centro de la ciudad, en la universidad, en el hospital y en la estación del AVE, lo que incrementaría la oferta.

En cuanto a Huete-Madrid, también se pasaría de dos servicios de tren por cinco servicios, en este caso a Tarancón, para enlazar directamente con los autobuses que van a Madrid, con lo que igualmente tendrían los usuarios tendrían que pasar por un trasbordo, además de tener la opción de trasbordar en Cuenca capital para coger el AVE hacia la capital de España.

Entre Carboneras de Guadazaón y Cuenca, ahora hay tres trenes que pasarían a ser «cinco servicios de transporte» por carretera, también con paradas en la capital en zonas del hospital, universidad y estación del AVE. «Una mejora sustancial de la movilidad».

Además, «un servicio adicional que ahora no existe», como es el Plan ASTRA, de forma que «los municipios del cinturón de Cuenca donde vive mucha gente que trabaja en la capital y que no tiene sistema de transporte» tendrán opciones.

De este modo, desde Jábaga, cinco expediciones por sentido con paradas en Centro de Estudios Penitenciarios, residencia Las Hoces, universidad, hospital y estación del AVE, además del Polígono SEPES.

Cinco servicios diarios más entre Chillarón de Cuenca y el Señorío de Jábaga; y cinco más para conectar Villar de Olalla, incluso planteando que este autobús pueda llegar al matadero de la localidad, donde trabajan 900 personas.

Otra de las novedades, el sistema de transporte a la demanda, vendrá según Martínez Guijarro «no a sustituir el tren», sino a complementar estos servicios destinándolos a las comarcas al completo.

Como ejemplo, en Carrascosa del Campo, habrá transporte a la demanda para que los ciudadanos de su entorno puedan viajar a este núcleo poblacional, donde se concentran los servicios comarcales –centro de salud, oficina agraria y servicios comerciales–.

Lo mismo ocurriría en Carboneras, Cardenete o Mira como capitales comarcales, que contarían con servicios que en todos los casos «los pagaría el Ministerio».

«Frente a dos trenes por sentido, el Ministerio oferta toda este sistema de movilidad, porque quiere que la ciudad de Cuenca se convierta en el ejemplo del transporte intermodal en España», ha abundado.

INFRAESTRUCTURAS DE REGALO

A todo esto, se suman infraestructuras «pagadas por Adif y que Cuenca necesita». Quitar el paso a nivel de Diego Jiménez a cambio de 80 plazas de aparcamiento, 300 plazas más en la avenida del Ferrocarril o conectar el centro con la estación del AVE son los mimbres de esta oferta.

Unido a eso, utilizar el trazado que deje el ferrocarril convencional por vías verdes dentro de la red nacional, así como el arreglo de las estaciones existentes y su integración en el paisaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí