La plataforma contra la instalación de una macrogranja de cerdos en el término municipal de El Robledo (Ciudad Real) ha acordado buscar el apoyo y la implicación de rechazo a este proyecto del resto de ayuntamientos del Valle del Bullaque, por las consecuencias que este proyecto podría tener en el citado río.

Así lo han acordado en la primera reunión que este grupo ha mantenido en la pedanía de Las Casas del Río (Porzuna), en la que han participado más de cincuenta personas de pedanías como Las Tiñosillas o Los Chupadillos y de los municipios de Porzuna, El Robledo y Piedrabuena.

Todos ellos han visitado la zona donde se ha proyectado la instalación de dos granjas de 1.990 cerdos cada una, separadas con un kilómetro de distancia, con el fin de esquivar la moratoria de macrogranjas vigente en Castilla-La Mancha.

En la zona, han podido recoger evidencias y testimonios de los vecinos de la presencia en el entorno de especies singulares y protegidas como el águila imperial, el búho real, el martín pescador, la nutria, el tejón, la almeja de río o la cigüeña negra, además de unas de las mejores colonias de nenúfares de río que se conservan en la actualidad.



La reunión ha servido para repasar las acciones realizadas hasta la fecha como las reuniones informativas, recogida de firmas, presentación de alegaciones o la colocación de pancartas.

Además, la alcaldesa de El Robledo, Elena Tamurejo, ha dado a conocer los detalles del proyecto, los plazos previstos y la determinación de este Ayuntamiento, acordada por unanimidad, de hacer todo lo que esté en su mano para evitar la instalación.



Por otro lado, la plataforma ha acordado integrarse en la plataforma nacional «Stop Ganadería Industrial» y participar en la ‘semana de lucha contra las macrogranjas programada para la semana del 28 de noviembre al 4 de diciembre con acciones conjuntas en todo el Estado.

Los miembros de la plataforma mantienen que este proyecto de cebadero de ganado porcino en intensivo podría afectar al río Bullaque, uno de los últimos ríos vivos de la provincia de Ciudad Real, debido a la dispersión de los purines generados por estas macrogranjas a lo largo de cientos de hectáreas.

Además, los habitantes de los núcleos de población cercana a la macrogranja se verían expuestos a sufrir los malos olores generados por este tipo de industrias ganaderas.

La plataforma denuncia también que «la presentación por separado del promotor de los dos proyectos, que en realidad son uno, es una estrategia para eludir la normativa relacionada con la moratoria a la instalación de macrogranjas establecida por el Gobierno de Castilla-La Mancha». 


Lokinn

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí