Foto: Onda Cero

Juan Luis Escobar y su mujer María Jesús Márquez, un matrimonio que reside en Ciudad Real, han realizado un viaje de más de 7.500 kilómetros en sólo unos días para recoger en Eslovaquia y salvar de la guerra a tres hermanas ucranianas, Liubava, Yesenia y Varya Fil, de 14, 12 y 10 años respectivamente.

Los cinco han concluido este sábado el viaje que les ha llevado desde Ubla, ciudad de Eslovaquia en la que se sitúa el paso fronterizo con Ucrania, donde recogieron a las niñas tras salir de Kiev, hasta la capital manchega.

En Ciudad Real les esperaban familiares y amigos con los que se han fundido en un caluroso abrazo y han intercambiado las primeras impresiones de este largo viaje.

María Jesús Márquez y Juan Luis Escobar, visiblemente cansados, han explicado a Efe que el viaje ha sido agotador, pero a la vez emocionante por poder traer a casa y a salvo a estas tres niñas que «huían desesperadamente de la guerra injusta en la que se han visto inmersas».

  • AMFAR - Educación Mujeres Rurales
  • AMFAR

El matrimonio ha asegurado que no dudaron ni un sólo momento en subirse a su coche y emprender el largo viaje hasta Eslovaquia cuando Juliana, la hermana mayor de Yesenia, la niña que ellos acogen cada verano en Ciudad Real, les escribió un mensaje por Instagram en el que les decía: «Juan, María, por favor, venid a por mis hermanas que esto esta muy mal y es horrible».

Juan Luis y María Jesús han relatado que el inicio de la guerra les llevó a contemplar la posibilidad de viajar hasta la frontera con Ucrania en caso de que el conflicto bélico fuera a más y la guerra pusiera en peligro la vida de estas jóvenes.

JCCM Turismo de Verano
Advertisement

Era un viaje complejo por la logística y por el hecho de que María Jesús debía correr con toda la responsabilidad de conducir el vehículo, ya que su marido no tiene carné.

Sin embargo, la pareja ha ido venciendo todas las dificultadas, gracias en gran parte, a que su hija Andrea desde España les ha ido en todo momento ayudando con el itinerario, buscándoles hoteles e incluso los lugares donde comer y descansar.

También han tenido el apoyo de amigos y miembros de la asociación Ciudad Real en Ayuda al Niño (CREAN) con la que llevan colaborando para acoger niños ucranianos desde hace años.

También han encontrado una gran solidaridad y generosidad por parte de muchas otras personas en países como Polonia, Alemania o Francia.

Juan Luis ha explicado que muchas familias le han ayudado, como una familia polaca que les ha abierto de par en par las puertas de su casa, u otras que han contactado con él a través de las redes sociales para ofrecerle alojamiento, e incluso, en un restaurante «no nos dejaron pagar cuando sabían que estábamos recogiendo a tres niñas ucranianas que huían de la guerra», ha dicho a los periodistas.

Ha reconocido que el momento más triste del viaje fue cuando la madre se tuvo que despedir de sus cuatro hijas, una de las cuales no ha viajado con ellas, la que es mayor de edad, y se ha quedado con otra familia en Grosz, en Cracovia (Polonia).

A pesar de ser un viaje complicado, el matrimonio ha reconocido que se traen tras de si una experiencia bonita y momentos muy solidarios.

Sobre cómo han afrontado esta situación las tres niñas, Juan Luis ha aclarado que «no hemos querido hablar con ellas sobre este asunto, porque la más pequeña, el primer día, hizo el amago de llorar y hemos preferido evitarlo».

De las tres niñas ucranianas, que dejan en Kiev a sus padres y un hermano de 21 años que no puede abandonar el país, dos vivirán con el matrimonio que las ha traído a España, las dos pequeñas, y la mayor irá con otra familia de acogida, pero estará cerca de sus hermanas, a pocos kilómetros, en la localidad ciudadrealeña de Miguelturra.

Yesenia, la mediana de las hermanas, no ha ocultado su alegría por haber llegado a España y con un gracioso «hola» saludaba a los periodistas que los han recibido y ha dicho que deseaba ir a casa de Juan Luis y María para tomar un helado.

Una vez en España, este matrimonio de acogida empezará a tramitar todo el «papeleo» que necesitan, empezando por el que permita a las niñas tener asistencia sanitaria y escolarización.

Respecto al tiempo que podrían pasar en España, han dicho de forma tajante que será todo el que necesiten y mientras su familia quiera.

«Sabemos que tras la guerra viene las postguerra y los momentos de dificultades serán muchos, pero nosotros estamos dispuestos a afrontarlo, son muestras hijas», ha dicho Juan Luis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí