Las altas presiones que llevan instaladas en la Península y que desde Navidad impiden la llegada de borrascas se retirarán el viernes, aunque hasta entonces seguirán los cielos poco nubosos, con muy pocas lluvias, frío por la noche y un ambiente más templado de lo normal, con valores que son «más propios de abril» en muchas zonas durante las horas centrales del día.

Según informa el portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, es posible que el viernes lleguen «novedades» meteorológicas porque se podría retirar el anticiclón hacia el este, es decir, hacia el interior del continente europeo.

Aunque señala que hay «mucha incertidumbre» considera «posible» que esa situación facilite la llegada de bajas presiones y de sistemas frontales, con lluvia y nieve en las montañas y con una normalización de las temperaturas a los valores normales para el mes de febrero.

«No parece que, en general, se vayan a registrar grandes cantidades de precipitación, pero por lo menos se romperá este ciclo de varias semanas sin apenas lluvias y nevadas importantes», celebra Del Campo que recuerda que hay muchos puntos de la Península en los que lleva sin llover más de un mes.

  • Vinícola de Tomelloso

En términos generales, espera que este lunes, martes y miércoles siga el tiempo estable con cielos poco nubosos o despejados y destaca que este lunes las temperaturas diurnas subirán de forma acusada en el tercio oriental de la Península, de modo que se superarán los 20ºC a orillas del Mediterráneo y en el valle del Guadalquivir.

Además, prevé que en el Mediterráneo soplen vientos del este que acumularán nubosidad por lo que no descarta que se registren algunas lluvias débiles y dispersas en puntos de la Comunidad Valenciana. En el Estrecho soplará el viento de levante intenso y podría producirse allí también alguna lluvia débil.

El jueves, el portavoz prevé que como «antesala» del cambio que llegará el viernes, puede haber lluvias débiles en Galicia y en las zonas próximas y los bancos de niebla podrán cubrir por la mañana el valle del Ebro, las zonas llanas de Huesca y Lérida, el interior de Galicia, la meseta sur y otros puntos del sureste.

De momento hasta el viernes las temperaturas zonas llanas, también de Huesca y Lérida, interior de Galicia, meseta subirán, primero por el norte y después por el sur, aunque el jueves aún seguirán las heladas nocturnas y en las primeras horas de la mañana en zonas de montaña, de la meseta norte y en los páramos del centro, así como en la meseta sur.

Las heladas no serán «demasiado intensas» en general, aunque en algunos puntos, sobre todo del este de Castilla y León nordeste, Castilla-La Mancha y sur de Aragón podrán bajar de -5ºC por la noche, mientras que por el día las temperaturas alcanzarán de 5 a 10ºC más de lo normal.

Por ejemplo, adelanta que en el Cantábrico y en las dos mesetas podrán llegar a 18ºC, mientras en el Mediterráneo, adonde llegan vientos húmedos y donde se acumulará nubosidad, las temperaturas serán más acordes para estas fechas, también máximas entre 17 y 20ºC. En los valles del Guadalquivir y el Guadiana probablemente superarán los 20 a 22ºC. «En muchas zonas, valores más propios de abril», resume.

Por otro lado, ha subrayado la diferencia térmica del día a la noche, que puede superar los 20ºen áreas de la meseta norte y del sistema Ibérico.

LLEGA LA LLUVIA

El portavoz pronostica cambios meteorológicos para el viernes. Por un lado, según el escenario más probable, un área de bajas presiones se situaría al oeste de la Península y dará lugar, sobre todo el sábado, a lluvias en el cuadrante noroeste. Disminuirán en probabilidad tanto de extensión como de intensidad las lluvias cuanto más al sureste.

El segundo de los posibles escenarios, según informa el portavoz, pasa por que las bajas presiones en el área mediterránea y las lluvias afecten especialmente al tercio norte al este peninsular y a Baleares, con posibilidad de nevadas en las zonas de montaña.

En concreto, adelanta que el sábado la mayor probabilidad de lluvias estará en el tercio norte y en el área mediterránea, mientras en el resto habrá pocas lluvias; mientras, el domingo puede llegar un nuevo frente que deje precipitaciones en el noroeste.

Respecto a Canarias, el portavoz indica que allí también predominará el tiempo estable hasta el jueves aunque con viento fuerte y rachas de 70 a 80 kilómetros por hora, sobre todo el lunes y el martes. El viento será de componente este o sureste y, por lo tanto, procederá del continente africano, lo que arrastrará polvo en suspensión que provocará calima en las islas.

En cuanto a las temperaturas en el archipiélago, Del Campo indica que serán altas para la época y que se superarán los 25ºC en las zonas costeras hasta el viernes. El fin de semana, volverán al habitual régimen de vientos alisios y a la normalización de los termómetros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí