La consejera de Bienestar Social del Gobierno de Castilla-La Mancha, Bárbara García, ha ofrecido datos actualizados al respecto de la acogida de refugiados ucranianos en la Comunidad Autónoma, apuntando que son un total de 2.738 los que ya han llegado, 1.042 de ellos menores; con un total de 2.044 empadronados.

Así lo ha puesto de manifiesto durante la jornada ‘Diálogos por Derechos’ celebrada en la sede toledana de la Universidad de Castilla-La Mancha, donde ha reconocido que muchas de estas personas están deseando volver, pero entienden que todavía no es el momento por la situación de conflicto en su país.



García ha apelado en este foro a que las instituciones potencian la solidaridad y mejoren la coordinación en la gestión de acogida a refugiados, poniendo en valor el trabajo realizado en Castilla-La Mancha, donde las entidades de primera acogida y ayuntamientos han trabajado en equipo desde el primer momento.

«Desde el principio se organizó el trabajo para que las entidades de primera acogida se pusieran a disposición para trabajar en una repuesta urgente», ha reparado García.

En este escenario, ha considerado que la Unión Europea «necesita encontrar el equilibrio entre una gestión eficaz de las migraciones y la sostenibilidad», además de que debe «enviar un mensaje claro a los europeos en el sentido de que la migración se puede gestionar bien».

Con la premisa de que Europa es «receptor neto» de migrantes por ser un espacio donde «reina la paz y el desarrollo», en el ámbito europeo ahora es «imprescindible» apuntalar la Carta de Derechos Humanos, que «garantiza la dignidad humana, condiciones de trabajo justas, asistencia sanitaria o tutela judicial efectiva». «MUCH


DO La Mancha

OS GOBIERNOS NO MUESTRAN SOLIDARIDAD»

La presienta de Solidar, Anne Van Lancker, ha hablado sobre las políticas de integración de la Unión Europea, siendo muy crítica con el hecho de que muchos gobiernos «no muestran solidaridad con las personas» refugiadas.

Igualmente, entiende que «no hay solidaridad para compartir responsabilidades», extremo que a su juicio sería clave para avanzar en inclusión.



«Tenemos que trabajar juntos en nuestra familia progresista para poner a las personas en el centro de las políticas y no dejar a nadie atrás», ha indicado, pidiendo apuntalar los grupos de trabajo conjuntos para seguir avanzando en la materia.

CIFRAS DRAMÁTICAS EN CANARIAS Y EL ESTRECHO

Manuel de la Rocha, presidente de Movimiento por la Paz, ha dicho por su parte que siguiendo experiencias europeas como el Festival Savir en Italia, o en Born, a través del paraguas de Solidar sobre el tema de migrantes y refugiados, se debatía el problema de los que venían por el este, a nosotros nos preocupan más los que vienen por el sur.

Como datos, ha apuntado que en 2021, en Canarias, 4.016 personas contabilizadas muertas, al menos 205 niños. En el Mediterráneo, 3.200 migrantes muertos, menos que en Canarias. «Cifras de vidas humanas, de personas que huyen del horror, de la pobreza, de la violencia, que buscan en la civilizada Europa un espacio donde vivir mejor».

Ha hablado de lo ocurrido en la frontera de Melilla el pasado mes de junio, con la muerte de al menos 23 personas que intentaban escalar la valla, «probablemente más» y con al menos 479 devoluciones en caliente ilegales según el Defensor del Pueblo.



«El problema de la migración es dramático, y las políticas migratorias están condicionadas por las decisiones de la Unión Europea, que se han basado en aumentar retornos a sus países y limitar acceso a residencias en países europeos», ha indicado.

Pese a eso, la realidad es que la gente «se queda», y en España hay «alrededor de 500.000 personas en situación irregular», por lo que no sería malo «regularizar a la mayor parte de esas personas, muchas de las cuales llevan años en nuestro país».



Para De la Rocha, 2015 tuvo una gran crisis migratoria en Europa al no dar asilo a refugiados sirios, punto en el que ha citado el acuerdo económico de la Unión Europea con Turquía para convertirse en un país que retenía a los migrantes.

GÓMEZ: «LA GLOBALIZACIÓN NOS HA PODIDO»

La vicepresidenta segunda de la Diputación de Toledo, Ana María Gómez, ha tomado la palabra en el acto para aseverar que en este punto de la historia «la globalización ha podido», y la sociedad «no ha cumplido su parte».


Vinícola de Tomelloso

Las desigualdades están detrás, según ha dicho, de todos los movimientos migratorios, y han dado lugar a que los flujos de refugiados sean «enormemente mayores» con el paso del tiempo.

Como también es mayor «la vulnerabilidad de las personas que tienen que acudir a buscar refugio y asilo», tal y como ha indicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí