ANPE defiende una educación presencial y segura y para ello reclama bajada de ratios, desdobles de aulas, cobertura inmediata de las bajas del profesorado, dotación adecuada de material sanitario e inoculación de la tercera dosis al profesorado para hacer frente a la alta incidencia de casos por la variante ómicron, entre otras medidas.

Tras la celebración de la reunión del Consejo Interterritorial de Salud, la Conferencia Sectorial de Educación y la Conferencia de Política Universitaria para estudiar la vuelta a las clases el próximo 10 de enero, se ha puesto de manifiesto la apuesta por una enseñanza presencial en todas las etapas educativas y se ha presentado un protocolo actualizado de referencia para todo el territorio nacional donde situaciones como la cuarentena y la tipificación de brote ante posibles contagios han de estar sujetas a criterios claros que no den lugar a posibles interpretaciones según el territorio.

La vuelta a las clases tras el periodo navideño pone de manifiesto la preocupación del profesorado debido a la alta incidencia que la variante ómicron está causando en la actualidad. Desde ANPE exigen a las autoridades la adopción de las medidas sanitarias y organizativas que permitan una enseñanza presencial y segura.

En relación a la organización de los centros educativos y de la actividad lectiva, ANPE considera que es necesario realizar una adaptación de los protocolos a la situación actual derivada de la sexta ola de la pandemia y la adopción de medidas de refuerzo como son la reducción de ratios, autorización de los desdobles en las aulas, dotación de material de protección adecuado y refuerzo de profesorado junto a la cobertura inmediata de sus bajas, como actuaciones más adecuadas para afrontar la difícil situación actual y tal y como se ha demostrado en cursos anteriores, ser las más eficaces para garantizar la seguridad y la salud del profesorado, alumnado y de toda la comunidad educativa en general, así como regular el teletrabajo para los docentes en las actividades no lectivas, como ya hacen otras comunidades autónomas.

  • Vinícola de Tomelloso

Por otro lado, para ANPE es fundamental reforzar y acelerar la campaña de vacunación de los miembros de la comunidad educativa a fin de garantizar o alcanzar lo antes posible la inmunidad general. Es vital la aplicación de la tercera dosis de refuerzo a todo el profesorado, con independencia de la naturaleza de las dos dosis aplicadas ya. Con respecto al alumnado debe impulsarse la vacunación de las franjas de edades que todavía no han recibido la primera dosis de vacunación.

Conviene recordar que desde el inicio de la pandemia la labor de los docentes ha permitido una enseñanza presencial, pero ahora es necesario establecer las medidas sanitarias y organizativas para que la seguridad en las aulas permita la interacción entre el alumnado y su profesorado como base de una educación que garantice la calidad y la equidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here