El Tribunal Supremo (TS) ha ratificado la condena a 7 a√Īos y medio de c√°rcel a un vecino de Villarrobledo (Albacete) que arroll√≥ con un veh√≠culo industrial el coche de un empleado de ‘El Cobrador del Frac’, que le reclamaba una deuda, con la intenci√≥n de matarlo, en torno a las once de la ma√Īana del 4 de marzo del a√Īo 2014.

El cobrador estuvo 28 días hospitalizado con lesiones graves como para poder haber muerto, ya que al ser embestido con el toro mecánico, de once toneladas de peso y unos tres metros de altura, quedó atrapado entre los hierros de su coche y una pared.

La Sala de lo Penal del Alto Tribunal confirma en la sentencia, como acordó la Audiencia Provincial de Albacete, que pague una indemnización de 8.772 euros conjunta y solidariamente con una aseguradora a SESCAM, el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha.

Seg√ļn los hechos probados de la sentencia, el condenado situ√≥ la m√°quina que conduc√≠a, con una pala delantera, ¬ęen el carril izquierdo de su sentido¬Ľ e invadi√≥ el contrario para ¬ęenfrentar mejor¬Ľ el coche del cobrador, que estaba aparcado en la calle donde vive el recurrente, que tampoco ¬ęintent√≥ frenar al llegar al cruce¬Ľ y ¬ęno hizo ninguna maniobra de evasi√≥n para evitar¬Ľ el choque.

Los magistrados, con ponencia de Miguel Colmenero, dan por probado que cuando el vecino del municipio albacete√Īo arremeti√≥ contra el veh√≠culo, era plenamente consciente de que el cobrador era el que estaba en el coche y cerca de la pared de la casa. Por lo tanto, sab√≠a ¬ęcon alt√≠sima probabilidad¬Ľ que si lo embest√≠a ¬ęlo aplastar√≠a contra ella, caus√°ndole heridas que, tambi√©n con una alt√≠sima probabilidad, podr√≠an causarle la muerte¬Ľ, describen.

El recurrente conduc√≠a el toro mec√°nico con los brazos de la pala extendidos y elevados a una altura de en torno a medio metro sobre el suelo. Sin frenar ni respetar el ceda el paso existente, sigui√≥ adelante hasta que, por sorpresa y sabiendo que el cobrador no tendr√≠a posibilidad de reacci√≥n para evitar el ataque, arremeti√≥ contra el coche de ‘El cobrador del Frac’ y meti√≥ los brazos de la pala en toda su longitud, de m√°s de un metro, por las puertas del lado derecho a la altura de los ocupantes. Aplast√≥ los asientos y la carrocer√≠a, lo subi√≥ a la acera y lo desplaz√≥ hacia la pared.

LO HIZO CON ALEVOS√ćA

La Sala Segunda se opone a la pretensión del recurrente de que se sancionaran los hechos como un delito de lesiones por imprudencia, pues defendía que él llamó a Emergencias para que atendieran al lesionado y que también estuvo con él hasta que llegaron.

Asimismo, rechaza aplicarle la atenuante de confesi√≥n, puesto que considera que no ha reconocido la integridad de los hechos ni tampoco sus aspectos m√°s sustanciales, dado que, aunque es cierto que llam√≥ al 112 de Emergencias, ¬ęen todo momento¬Ľ ha insistido en su falta de intenci√≥n, ¬ęachacando lo sucedido a un mero accidente¬Ľ.

Por otra parte, la Sala considera que su conducta fue a todas luces realizada con alevos√≠a, al llevarla a cabo con ¬ęun instrumento de enorme potencia lesiva y de forma totalmente sorpresiva, inesperada para el atacado, de manera que no solo se asegura el resultado, sino que se suprime cualquier posible reacci√≥n¬Ľ.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí