Llegamos a otro San Isidro donde la mascarilla no falta del retrovisor del tractor, donde no nos juntamos en el bar y donde otro año, no se va a procesionar San Isidro en su romería tradicional.

En estas dos primaveras de Covid, San Isidro ha cumplido y mucho. El año pasado las lluvias de abril nos permitieron tener un récord en la cosecha de cereal con 27,6 millones de toneladas, pero no solo en cereal, sino también en cultivos leñosos. Estas lluvias hicieron que cuajaran bien las flores y que las producciones fuera también aceptables.

Este año, aunque San Isidro se ha dejado querer y las lluvias han llegado más tarde, han permitido remontar la primavera y que tanto los pastos como el cereal, resucitaran ante la falta de agua que tenían.

Sin embargo, no todos han hecho bien su trabajo como San Isidro. Este invierno con Filomena hemos tenido temperaturas en nuestra región de hasta -15ºC que han dañado (y mucho) los cultivos leñosos. Tal es la dejadez del Gobierno de Sánchez, que ni se pidieron ayudas a Europa ante este temporal, y no lo digo yo, lo dice la Comisión Europea.

Y no es que vayamos sobrados los agricultores, ya que son muchos los males que nos azotan (por citar alguno: recortes en la PAC, plagas de conejos, bajos precios en terneros, subida de los impuestos al diésel, competencia desleal por países fuera de la zona euro…) pero hombre ya que podemos acceder a unas ayudas que proporciona Europa, por lo menos acogernos a ellas, que digo yo.

Y es que, ante esta falta de ganas del Gobierno de la nación, y un señor Page que dice mucho, pero hace poco, se necesitan medidas para hacer a la agricultura y la ganadería rentable. Por citar una y a mi juicio la más importante, se debe apostar por una agricultura y una ganadería más eficiente, que ayuden a minimizar costes y aumentar beneficios.

Apostar por una digitalización del sector, aplicar la dosis óptima de nitrato para cada zona de la parcela, permitiéndonos ahorrar costes no solo en abonos, sino en gasóleo, mano de obra y uso de la maquinaria. Siendo también más sostenibles, sin la necesidad de intentar destruir la actividad con impuestos inútiles.

Como se hace referencia en el título del artículo, no quiero más sanchismo que intente acabar con el sector primario en nuestro país. Quiero gente que venga a defender los intereses de agricultores y ganaderos, que defienda la vida en nuestros pueblos, facilitándoles el día a día para que puedan emprender y no entorpecerla, a base de parsimonia e impuestos. Por eso, el proyecto del Partido Popular de Pablo Casado y de Paco Núñez vienen a defender los intereses de nuestros pueblos, como ya lo hicieron en su día, Loyola de Palacio, Arias Cañete y García Tejerina.

Podría seguir extendiéndome, pero sin más, os deseo a todos los agricultores y ganaderos que paséis un buen día y que nuestro santo patrón nos proteja y nos ayude a salir pronto de esta pandemia.

Luis Ángel Gómez Soler
Vicesecretario de Acción Sectorial NNGG CLM
(Almodóvar del Campo, Ciudad Real)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here