Con los últimos acontecimientos que han ocurrido en mi ciudad, Talavera de la Reina, donde los medios salen a la luz con la agresión sexual a una adolescente de 19 años en un bar de la población. Nuestro 25-N ha juntado a medio millar de personas y el grito sonado en la plaza era claro “queremos justicia para Gisela” o “Gisela no estás sola”, al que me uno con este artículo.

Hemos visto como algunos medios amarillista daban espacio al agresor dando unas declaraciones totalmente aberrantes para todas las personas que conocemos a Gisela, yo tengo la maravillosa suerte de conocer a ella y a su familia.

Pero como siempre los medios de comunicación o las redes no ponen el foco donde debemos ponerlo que es en el agresor y no en la victima. Así no entendemos como este agresor sigue en la calle, con unos antecedentes criminales de violencia denunciado públicamente y denunciados por su ex pareja. Después de una denuncia interpuesta por la joven talaverana que en los hechos ocurridos se encontraba con dos amigas y con antecedentes es algo que la población entera nos preguntamos que por qué a la espera de juicio solo se haya puesto una orden de alejamiento y no se le haya metido en prisión preventiva. Mientras él está libre en la calle recordemos que las jóvenes le han destrozado su tranquilidad vital, ¿cómo pueden estas tres jóvenes seguir su vida cuando él está libre en la calle? 

Normal que su familia y la sociedad de Talavera pidan justicia porque eso le podía volver a pasar a cualquiera de nuestras hijas. Este tipo sigue libre mientras nuestras jóvenes sufren el miedo de poder salir a la calle y encontrárselo. Uno de los lemas del 25-N nos queremos libres, nuestra libertad está ligada al miedo que tenemos a que estas personas campen a sus anchas y las víctimas, nuestras jóvenes salgan a la calle con miedo. ¿Dónde ven ahí la libertad?, a mi parecer eso no es libertad.

  • Vinícola de Tomelloso

No nos confundamos de este hecho acontecido, para confundir a la sociedad esto no es un caso aislado, seguimos pidiendo el endurecimiento de las penas en estos delitos así, como la prisión preventiva, dejar de juzgar a las víctimas de estos de estos delitos, ya que bastante duro es que te acontezcan estos hecho tanto para ella, como para la familia es un trauma y se sienten indefensas e impotentes.

Este artículo lo escribo con todo respeto a la víctima, con la indignación por estos hechos sucedidos con el propósito de pedir justicia y repetir ¡estamos con vosotras, mis guerreras!  

¡GISELA NO ESTAS SOLA TALAVERA ESTA CONTIGO!

¡EXIGIMOS JUSTICIA!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here