La Guardia Civil ha detenido a una pareja, un hombre y una mujer de 28 y 27 años de edad respectivamente, como presuntos autores de delitos de dos delitos de homicidio en grado de tentativa con arma de fuego, delito de amenazas con arma de fuego, tenencia ilícita de armas, usurpación de bien inmueble, delito de cultivo y elaboración de sustancias estupefacientes y delito de defraudación de fluido eléctrico.

Según ha informado el Instituto Armado en nota de prensa, ambos vivían en un edificio de varias viviendas, todas ocupadas y utilizadas por ellos, una de ellas como lugar de residencia, otras que dedicaban al cultivo de marihuana en modalidad indoor y otras como criaderos para sus animales, entre los que se encuentra un búho real que poseían de manera legal. Desde una de las ventanas de su vivienda, que tenía vistas a la calle, han protagonizado numerosos incidentes con armas de fuego como el delito de homicidio en grado de tentativa en el que presuntamente disparó a una familia que circulaba con su vehículo por dicha calle.

La presente investigación tiene su origen a principios del mes de septiembre con motivo de la perpetración de hechos delictivos de carácter grave entre los que se encuentran los delitos mencionados, todos ellos ocurridos en la localidad de Alcabón, una pequeña localidad de apenas 700 habitantes en la que como consecuencia de estos incidentes se había generado una gran alarma social entre los vecinos, que tenían una sensación total de inseguridad.

Por todo ello, se ha llevado a cabo la explotación de la operación con una entrada y registro autorizada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Torrijos en el bloque de viviendas. Para ello, dada la peligrosidad de esta persona, se ha precisado el apoyo de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil. El ahora detenido, al percatarse de la presencia policial, esgrimió por la ventana un arma larga de fuego, disparando contra los agentes y teniendo estos que repeler la agresión.

  • Vinícola de Tomelloso

Los investigadores inspeccionaron las distintas viviendas del edificio, las cuales se encontraban en unas pésimas condiciones de habitabilidad, con restos orgánicos y excrementos en todas ellas, a pesar de vivir ambos detenidos con su hija de cinco años de edad, la cual ha quedado posteriormente bajo custodia de un familiar, y donde se han encontrado hasta tres cultivos indoor de marihuana en varias de las viviendas. En total se hallaron e incautaron en ellas 1.570 plantas de este estupefaciente, además de una escopeta, tres armas de aire comprimido, un machete de grandes dimensiones, numerosa munición y 40 gramos de cogollos.

Esta operación, denominada ‘Kikalbon-Alharaca’ ha sido llevada a cabo por el Grupo Ceres de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Toledo y el Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo, contando con el apoyo en labores operativas de la Unidad Especial de Intervención, una unidad canina especializada en búsqueda de armas del Servicio Cinológico y agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza y de Seguridad Ciudadana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here