El sindicato médico, CESM, de Castilla-La Mancha ha mostrado su apoyo a los facultativos del Complejo Hospitalario de Toledo y Hospital Nacional de Parapléjicos que se desplazan diariamente desde Madrid y que vienen sufriendo las consecuencias de la supresión por parte de Renfe, del Avant Madrid-Toledo de las 16.18 horas, desde la instauración del estado de alarma el pasado 14 de marzo de 2020.

En nota de prensa, indica que el Complejo Hospitalario de Toledo –compuesto por Hospital Virgen de la Salud, Hospital Universitario de Toledo, Hospital Provincial y Hospital Virgen del Valle–, junto con el Hospital Nacional de Parapléjicos, cuentan con aproximadamente 125 facultativos que, viviendo en Madrid, se desplazan diariamente hasta Toledo donde ejercen su labor profesional.

«De todos es sabido la escasez de profesionales que viene sufriendo nuestra Sanidad Pública en general y el Sescam en particular, por ello este Sindicato ve fundamental que estos profesionales vuelvan a contar con dicho Avant que les permita conciliar su vida familiar evitando que este sea el motivo que les haga abandonar nuestros hospitales», señala.

Además, señala que debido a la reciente construcción del nuevo hospital en Toledo, ya en funcionamiento, se van a producir numerosas contrataciones de personal sanitario, que conllevará a un aumento en el número de profesionales afectados.

«Dado que la situación que provocó la supresión de este Avant no existe, hemos solicitado encarecidamente a Renfe que dicho servicio sea restablecido a la mayor brevedad posible», señala para instar también a la Consejería de Sanidad a que apoye la petición realizada por este colectivo, «ya que redunda en beneficio de todos, tanto profesionales como usuarios».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here