La Unidad de Salud Mental del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ubicada en los módulos de la calle Barcelona ha trasladado la actividad asistencial al Hospital Provincial, centralizando en este centro sanitario toda la actividad de consultas externas, tanto las de infanto-juvenil como de adultos.

El acceso a las mismas se llevará a cabo por la puerta principal del Hospital Provincial hacia el edificio de consultas, ubicadas en el lateral del patio interior, mientras que la entrada de las consultas de adultos se realizará por el edificio de la UCA, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

La unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil atiende todos los pacientes hasta los 17 años del Área Sanitaria de Toledo derivados, principalmente, desde Atención Primaria u Hospitalaria y en colaboración con servicios sociales, educativos o jurídicos. Es el dispositivo ambulatorio para la evaluación, diagnóstico y el tratamiento de los menores de edad.

Comenzó su andadura en marzo de 1985 y desde entonces la evolución de las patologías ha variado a lo largo de estos años. En este sentido, la mayor demanda asistencial corresponde a la atención de los niños con Trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), los problemas de ansiedad derivados de la pandemia, trastornos del neurodesarrollo, problemas contractuales y otros problemas sociales y familiares, los originados de la separación o divorcio de los progenitores y trastornos alimentarios.

Asimismo, atiende las necesidades de cuidados psiquiátricos y psicológicos que surgen en el servicio de Pediatría del hospital y cuenta con un programa de coordinación con Neuropediatría. En el momento actual se ha iniciado un programa de atención a niños oncologícicos.

Por otra parte, en la unidad de Salud Mental de adultos se tratan todos los trastornos psíquicos propios de la especialidad. Además, se realizan consultas específicas coordinadas con otras especialidades médicas con las que se tiene programas concretos, como ocurre con los trastornos de conducta alimentaria -anorexia, bulimia y obesidad mórbida-, con la Unidad del Dolor, la unidad de mama, y pacientes con VHC tratados con Interferón.

La actividad ambulatoria se complementa en los CEDT de Illescas, Ocaña y Torrijos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here