La sección primera de la Audiencia Provincial de Toledo tiene previsto jugar este martes, miércoles y jueves, 21, 22 y 23 de septiembre, a partir de las 10.00 horas a cuatro hombres acusados de secuestrar a otro por no pagar, presuntamente, una deuda de drogas.

Según el escrito del Ministerio Fiscal, uno de los acusados C.E.M., propietario del club de alterne ‘Erótica’ situado en la autovía A-5 del término municipal de Otero, se dedicaba a la venta y distribución de sustancias estupefacientes, y proporcionaba cocaína al también acusado R.M.F. para que éste procediera a su distribución.

En este contexto de venta de sustancias estupefacientes, R.M.F., según el fiscal, proporcionaba cocaína para su consumo a la víctima, F.R.E., que desde el año 2016 al año 2018, adquirió con R.M.F. una deuda que ascendía a un total de 17.000 euros, que R.M.F. convirtió en 28.000 euros por los intereses que le imponía por el pago aplazado, lo que supuso que F.R.E. no pudiera hacer frente a la misma.

Esto motivó, según el fiscal, que R.M.F., «de forma persistente», amedrentara a F.R.E., con el propósito de que éste hiciera frente al pago, ya que él mismo, a su vez, había contraído una deuda con C.E.M., derivada del suministro que éste le hacía de cocaína para su distribución.

C.E.M. y R.M.F. aprovechando su relación personal con el también acusado A.B.P., propietario del local club de alterne ‘Los Ángeles’ situado en la Autovía A-5, así como con su empleado, camarero del club, y también acusado N.M., urdieron un plan a fin de lograr su objetivo, siendo éste el cobro de la deuda que F.R.E. tenía con R.M.F.

Así, sobre las sobre las 22.45 horas del día 21 de noviembre de 2017, C.E.M., previamente concertado con el resto de acusados y con la finalidad de ejecutar el plan, acudió a la localidad de Santa Olalla, con el objeto localizar a F.R.E., al cual encontró en las inmediaciones del domicilio de su pareja sentimental, conminando a F.R.E. para que se subiera al vehículo. Éste, ante el temor reverencial que le profesaba, obedeció y, se colocó en la parte trasera del vehículo, donde permaneció en contra de su voluntad.

Acto seguido, C.E.M. llevó a F.R.E hasta el club ‘Los Ángeles’ donde recogieron a A.B.P. y tomaron la A-5, dirección Talavera de la Reina. Sobre las 00.30 horas C.E.M., simulando acento rumano y utilizando el teléfono de N.M., procedió a realizar una primera llamada a la madre de F.R.E., M.C.E., solicitando la entrega de 45.000 euros, a cambio de poner en libertad a su hijo; tras lo cual los acusados vendaron los ojos a F.R.E. y le trasladaron hasta el club de alterne ‘Erótica’, donde, utilizando bolsas de basura le maniataron y amordazaron.

Dos horas después, C.E.M. y A.B.P. sacaron a F.R.E. del club para introducirle en el coche, realizando C.E.M., sobre las 2.50 horas, una segunda llamada a la madre de aquel, siguiendo el mismo modus operandi, instándole, de forma reiterada, a que pagara 45.000 euros, si quería que su hijo quedara en libertad. Acto seguido, F.R.E. fue de nuevo trasladado al club ‘Erótica’, introduciéndole en el baño con los ojos vendados y las manos atadas.

F.R.E., paralizado por el temor, permaneció en el baño del club hasta las 14.00 horas del día siguiente, momento en que el acusado A.B.P. le sacó del club y le introdujo en un vehículo realizando, sobre las 15.27 horas, una tercera llamada a la madre de F.R.E., exigiéndole la entrega de lo solicitado y concediendo a ésta un plazo final de dos horas para recopilar el dinero.

A continuación, F.R.E. fue conducido de nuevo al club ‘Erótica’, donde los acusados le mantuvieron hasta las 21.00 horas, hora en que, ante la presión mediática motivada por la denuncia interpuesta por los familiares de F.R.E. y la presencia policial en la localidad de Santa Olalla, decidieron ponerlo en libertad, sin haber logrado su propósito, abandonando a F.R.E. en una parada de autobús de la localidad de Cazalegas.

A consecuencia de las ataduras, F.R.E. sufrió heridas consistentes en equimosis de forma lineal en la zona central de la muñeca derecha, erosión en la muñeca derecha, y erosiones en las extremidades inferiores, precisando para su sanidad una primera asistencia facultativa con seis días de curación, dos de ellos estuvo impedido para sus ocupaciones habituales.

PENAS

El fiscal pide para C.E.M cinco años de prisión por un delito de secuestro condicional, cuatro años por un delito contra la salud pública; y dos meses de multa a razón de 15 euros diarios, con un día de privación de libertad por cada dos cuotas no satisfechas, por un delito leve de lesiones.

Para A.B.P. solicita cinco años de prisión por un delito de secuestro condicional y dos meses de multa a razón de 15 euros diarios, con un día de privación de libertad por cada dos cuotas no satisfechas, por un delito leve de lesiones.

Para N.M. pide cinco años de prisión por un delito de secuestro, los mismos que pide el fiscal para R.M.F., así como cuatro años y seis meses de prisión y multa de 55.000 euros con una responsabilidad subsidiaria de 60 días de privación de libertad para el caso de impago por un delito contra la salud pública, y otros dos años y seis meses de prisión por un delito de tenencia ilícita de armas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here