CCOO-Toledo y su federación de Industria han informado de que han alcanzado un acuerdo con la empresa Hayward Ibérica SLU para preservar el empleo y los derechos de los 115 trabajadores afectados por el incendio que el pasado 3 de junio arrasó parte de sus instalaciones de Yuncos (Toledo), donde la multinacional estadounidense fabrica equipos y productos para piscinas.

Tras el incendio, Hayward Ibérica SLU anunció al comité de empresa (integrado por nueve personas, todas de CCOO) su intención de tramitar un Expediente de Regulación de Empleo por fuerza mayor para despedir a toda la plantilla que venía trabajando en las naves afectadas, según ha informado el sindicato en nota de prensa.

Reubicó a 31 personas en otra nave de Yuncos que se salvó de las llamas y desplazó a otras 13 al centro de trabajo que la multinacional tiene en Barcelona; pero para los 71 restantes «no contempló más opción que el despido colectivo por fuerza mayor».

«Tras conocer las pretensiones de la empresa a través del presidente del comité, reclamamos con urgencia una reunión con el responsable de Recursos Humanos de Hayward-Europa, Thibaut Chaigneu, para plantearle otras opciones con el objetivo de preservar el empleo y los derechos de los trabajadores en tanto la empresa reconstruye y vuelve a poner en funcionamiento las instalaciones incendiadas, o retoma los procesos industriales en una nueva ubicación», ha explicado el secretario de Acción Sindical y Negociación Colectiva de CCOO-Toledo, Javier García Barroso, en nota de prensa.

Asimismo, ha apuntado que el sindicato consiguió convencer a la empresa de renunciar al ERE y tramitar, en cambio, un ERTE por fuerza mayor, con suspensión de los contratos de los trabajadores indefinidos durante 12 meses, a contar desde el día siguiente al incendio.

Hayward, según CCOO, se compromete además a complementar un 17% las percepciones que estas personas cobren del desempleo a partir del séptimo mes, cuando se reducen del 70% al 50%.

El acuerdo también prevé –según el sindicato– que todos los trabajadores en ERTE se incluirán en una bolsa de empleo, tanto para cubrir eventuales vacantes en el grupo como para reincorporarse a sus puestos una vez se reanude la actividad paralizada por el incendio.

Respecto a los eventuales, la empresa aceptó, afirma CCOO, la reivindicación de CCOO de fechar sus despidos el 25 de junio –y no el 4, como tenía decidido– y abonarles una indemnización de 20 día de salario por año trabajado, con un límite de 12 mensualidades.

Igualmente, si algún trabajador en ERTE desea abandonar Hayward durante el periodo de suspensión de su contrato –por tener otra oferta de empleo, o por cualquier otra causa–, la empresa indemnizará su despido de acuerdo con lo legalmente previsto.

«Hayward nos asegura que quiere seguir en Yuncos, que es su principal fábrica en Europa; aunque no garantiza que sea capaz de reabrir en el plazo de un año. Nosotros entendemos esta empresa sí tiene músculo y capacidad para conseguirlo y confiamos en que así sea. En ese sentido, va a contar con el apoyo de CCOO si fuera necesario recabar la colaboración del Ayuntamiento o de la Junta para encontrar un suelo industrial distinto al incendiado», ha indicado por su parte la secretaria general de CCOO-Industria de Toledo, María Jesús Fernández.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here