La Guardia Civil ha tomado manifestación como investigadas no detenidas a dos mujeres, de 20 y 26 años de edad, como presuntas autoras de al menos cuatro delitos de estafa por una cantidad total de 6.120 euros en alquileres de viviendas vacacionales tras las denuncias de perjudicados en Toledo, Madrid, Valencia y Albacete.

El Equipo de Investigación de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil de la Compañía de Illescas inició esta investigación a finales del mes de junio tras la primera denuncia recogida en el Puesto de Illescas cuando un vecino se percató que había sido víctima de un fraude al pagar 3.100 euros en concepto de reserva de un piso turístico a través de un portal inmobiliario.

Tras las primeras averiguaciones para identificar al responsable de la estafa, los agentes llegaron hasta una vecina de Villaluenga de la Sagra, titular de la cuenta bancaria donde acababan las transferencias de dinero. Al mismo tiempo que se abría esta investigación, la Guardia Civil de Illescas recibía más denuncias de diferentes lugares del territorio nacional que identificaban como presuntas autoras a la persona anterior y a una conocida de la misma, que de igual modo había recibido en su cuenta bancaria las transferencias emitidas para alquilar una vivienda.

Publicidad fraudulenta

El modus operandi de ambas consistía en publicitar anuncios de arrendamiento de viviendas turísticas en conocidos portales inmobiliarios. Para ello, utilizaban fotografías y descripciones de alquileres reales publicitadas en internet. Después contactaban con los interesados, cerraban el contrato de alquiler por teléfono o correo electrónico, induciéndoles a realizar el trámite de forma externa al portal web con la excusa de no pagar comisiones y ofrecerles un abaratamiento del precio del alquiler.

Una vez realizaban el pago, los perjudicados recibían falsas confirmaciones de reserva mediante correo electrónico gracias a la suplantación del sitio oficial del portal inmobiliario y el supuesto arrendador cortaba toda comunicación con el interesado.

Tras tener plenamente identificadas a las presuntas autoras, la Guardia Civil tomó manifestación en calidad de investigadas no detenidas a estas dos mujeres, de 20 y 26 años de edad y nacionalidad española, por cometer al menos cuatro delitos de estafa bancaria. Ambas extraían el dinero en efectivo de cajeros en la localidad de Villaluenga de la Sagra desde las cuentas bancarias donde llegaban las transferencias de los perjudicados.

Las investigaciones continúan abiertas y no se descartan nuevas imputaciones debido a la cantidad de perjudicados que pudieran existir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here