El juicio contra el cura acusado de abusar de una menor en Talavera que se celebra desde el pasado martes a puerta cerrada en la Audiencia Provincial de Toledo ha quedado visto para sentencia este jueves y la Fiscalía, en sus conclusiones elevadas a definitivas, ha mantenido la petición de 17 de prisión contra el procesado.

As√≠ lo han asegurado a Europa Press fuentes judiciales, que a√Īaden que tanto la acusaci√≥n particular como la defensa tambi√©n han elevado a definitivas sus conclusiones, manteniendo la petici√≥n de 22 a√Īos de c√°rcel la primera y la libre absoluci√≥n la segunda.


Advertisement

En la sesi√≥n de este jueves han declarado en el juicio tres catequistas y se han practicado tres pruebas periciales de parte con la testificaci√≥n de una ginec√≥loga, un especialista en ac√ļstica y un psiquiatra.

JUICIO A PUERTA CERRADA

Este martes comenzaba a puerta cerrada en la Audiencia Provincial de Toledo el juicio contra el sacerdote de Talavera acusado de un delito continuado de agresiones sexuales y contra la integridad moral de una menor, durante los a√Īos en los que ejerci√≥ como su director espiritual.

Se intenta demostrar en el juicio unos hechos que ocurrieron en el curso escolar 2010-2011, cuando la menor contaba con 14 a√Īos de edad, prolong√°ndose durante los cuatro a√Īos siguientes. En enero de 2011, el sacerdote estando en el despacho parroquial a solas con la joven durante las charlas que manten√≠an cada quince d√≠as, le pidi√≥ un beso, a lo que ella se neg√≥, pero el acusado ¬ęla bes√≥, le quit√≥ el sujetador y le toc√≥ los pechos¬Ľ mientras ella lloraba y, a continuaci√≥n, le dio una bofetada y la llam√≥ ¬ęputa¬Ľ, le pidi√≥ perd√≥n y le dio un abrazo.

Desde esa fecha hasta junio de 2013, el acusado repiti√≥ esa conducta, siempre seg√ļn el escrito del fiscal, cuando se encontraban a solas –siempre cerraba la puerta del despacho– quit√°ndole el sujetador y realizando ¬ętocamientos lascivos sobre su cuerpo desnudo se lo chupaba¬Ľ. En ese espacio temporal se sucedieron episodios similares e incluso el sacerdote oblig√≥ a la joven a realizarle varias felaciones e indicando a la menor que si lo contaba nadie la iba a creer.


Vinícola de Tomelloso

Cuando la joven dej√≥ el colegio para entrar en la Universidad, empezaron a ¬ęaflorar sus patolog√≠as psiqui√°tricas¬Ľ, seg√ļn el escrito del Fiscal, con un primer diagn√≥stico de trastorno de conducta alimentaria, teniendo lugar su primer ingreso cl√≠nico, durante el que recibi√≥ la visita del acusado, que le dijo que si contaba algo ¬ęla mataba¬Ľ. Seguidamente en el tiempo la llevaron a otro centro m√©dico, donde estuvo ingresada, volviendo al domicilio familiar cuando le dieron un permiso m√©dico.

EXORCISMO

Una vez all√≠ la madre, ¬ęde forma velada y con una excusa aparente¬Ľ, logr√≥ llevarla a la casa del sacerdote –con quien manten√≠a una relaci√≥n sentimental– para que le practicara un exorcismo, ya que le dijeron que estaba enferma ¬ęporque ten√≠a un demonio dentro¬Ľ. El sacerdote, ese d√≠a y en presencia de la progenitora, le realiz√≥ varias preguntas relacionadas con temas sexuales y a continuaci√≥n toc√≥ varias parte de su cuerpo, pero ninguna √≠ntima, y le meti√≥ el dedo en la nariz y la boca con √≥leo sagrado.



Al d√≠a siguiente, el sacerdote se cit√≥ a solas con la joven, con el pretexto de continuar el exorcismo que le hab√≠an practicado el d√≠a anterior, momento en el que se volvi√≥ a producir un abuso sexual. Estas conductas y hechos se volvieron a reproducir en el tiempo hasta que la joven ingres√≥ de nuevo en un centro hospitalario a consecuencia de las patolog√≠as psiqui√°tricas que padec√≠a. El acusado, en los encuentros que manten√≠an, pegaba a la joven –incluso lleg√≥ a darle una paliza por la que tuvo que ser ingresada– y le dec√≠a que nadie la iba a querer.

La víctima está diagnosticada de un trastorno por estrés postraumático, anorexia nerviosa compulsiva-purgativa y trastorno de la inestabilidad emocional de la personalidad tipo límite.

El Fiscal pide 15 a√Īos por el delito continuado de agresiones sexuales y dos m√°s por el delito contra la integridad moral, adem√°s de la inhabilitaci√≥n para ejercer cualquier profesi√≥n u oficio que conlleve el contacto regular con menores de edad. Igualmente, solicita que se le imponga la pena de libertad vigilada por tiempo de diez a√Īos, y la prohibici√≥n de comunicarse por cualquier medio con la v√≠ctima, y de aproximarse a menos de 300 metros de ella o cualquier lugar donde est√© durante 20 a√Īos. Adem√°s, deber√° indemnizarla con 50.000 euros por los da√Īos morales sufridos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí