Agentes de la Guardia Civil han detenido, en el marco de la operación ‘Habitat Tiana’, a los cuatro integrantes de un grupo criminal que robó en una docena de viviendas de ciudadanos chinos en diferentes localidades de la Comunidad de Madrid, ha informado este viernes la Comandancia de Madrid en una nota de prensa.

Los detenidos son cuatro hombres de origen colombiano, con edades comprendidas entre los 35 y los 53 años de edad, asentados en el territorio nacional desde 2016 y que formaban un grupo itinerante a nivel europeo.

Se les imputan delitos de pertenencia a organización criminal, robo con fuerza en viviendas habitadas y falsedad documental, y quienes tras ser puestos a disposición judicial ingresaron en prisión.

La investigación arrancó a mediados del mes de octubre cuando una patrulla de seguridad ciudadana que se encontraba realizando un dispositivo de seguridad en Arganda del Rey, detectó en el interior de un vehículo numerosas herramientas susceptible de ser utilizadas en robos.

A partir de este momento, los guardias civiles iniciaron la actividad operativa en torno a este vehículo, llegando hasta un grupo criminal «perfectamente estructurado y organizado» que lo formaban cuatro ciudadanos colombianos.

La metodología utilizada por los autores de los hechos consistía en localizar viviendas de ciudadanos, principalmente de origen chino dedicados a actividades empresariales y hostelería, a los que sometían a intensas vigilancias al objeto de establecer rutinas y horarios, para finalmente perpetrar el robo en sus domicilios cuando sus moradores no se encontraran en el interior. Por ello, la mayoría de los robos eran de día, cuando las víctimas estaban trabajando en sus tiendas o restaurantes.

Una vez que el grupo elegía el momento óptimo para cometer el robo actuaban siempre de la misma manera, dos de los autores permanecían en las inmediaciones de la vivienda para evitar ser sorprendidos, mientras los otros dos forzaban las cerraduras utilizando la técnica del ‘resbalón’ o fracturando los bombines.

Una vez en el interior procedían a hacerse en pocos minutos con todos los efectos de valor fácilmente transportables que se encontraban a su paso, decantándose principalmente por dinero en efectivo, joyas, relojería, bolsos, ropa de primeras marcas y dispositivos electrónicos, efectos a los que daban salida prácticamente instantánea en establecimientos de compra y venta, y en los que empleaban documentación falsa.

Los autores siempre actuaban en horario diurno y cuando sus moradores no se encontraban en el interior de las viviendas. Además, siempre empleaban en sus desplazamientos dos vehículos coordinados entre sí.

Hasta el momento se ha logrado acreditar su implicación en una decena de robos acaecidos en Madrid, Getafe, Arganda del Rey, Valdemoro y Ciempozuelos, investigándose su implicación en otros hechos similares.

Ante la alta actividad delictiva que desarrollaba el grupo, se procedió a su detención y a realizar tres entradas y registro en sus viviendas de Madrid y Seseña (Toledo), así como una inspección en un establecimiento dedicado a compra-venta de oro y metales preciosos.

Los agentes recuperaron 5.000 euros en moneda fraccionada, multitud de efectos de joyería y relojería, bolsos y gafas de primeras marcas, así como los coches en los que se desplazaban para cometer los robos y las herramientas que utilizaban para violentar los cierres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here