El 15 de octubre se establece como D铆a Internacional de las Mujeres Rurales para reconocer a las mujeres rurales por su contribuci贸n en el desarrollo rural y agr铆cola, la erradicaci贸n de la pobreza y la mejora en la seguridad alimentaria.

Es imprescindible reconocer estas contribuciones para servir de ejemplo e inspiraci贸n a otras mujeres, pero tambi茅n desde esta fecha se nos interpela desde la obligaci贸n ineludible que tienen las instituciones y la sociedad de crear condiciones dignas para las mujeres que resisten en el medio rural y tambi茅n condiciones adecuadas para acoger a las que optan por instalarse en estas zonas con sus familias.

El paulatino abandono y degradaci贸n de los servicios p煤blicos en el entorno rural y los mermados servicios de transportes hacen tit谩nica la supervivencia por muchos premios y reconocimientos que se otorguen en fechas se帽aladas. Un d铆a a d铆a sin conexi贸n a internet decente, sin cobertura m贸vil y con bancos cuyas sucursales desaparecen del entorno para obligarte a que cualquier transacci贸n sea online, hacen que la brecha digital sea cada vez mas extensa y la transformaci贸n digital para las mujeres una quimera, por muchos cursos de formaci贸n que se impartan desde entidades subvencionadas.

De esta forma el desarrollo rural que ansiamos no va a poder llegar de la mano de las mujeres y sus familias, que ven como los d铆as pasan enredadas en la supervivencia y en garantizar sus condiciones materiales en una regi贸n donde la tasa de pobreza de las mujeres se sit煤a en un 26,8%, 12 puntos porcentuales por encima de los hombres.

Los proyectos de macrogranjas, parques e贸licos o de huertos solares que se nos quieren vender como la soluci贸n para las zonas vaciadas del territorio, no crean trabajo, no respetan el entorno ni el medio ambiente y desde luego no atacan la ra铆z de la privatizaci贸n material severa que hace que un 39,3% de la poblaci贸n de nuestra regi贸n no pueda afrontar gastos imprevistos.

Todo esto, el emprendimiento de las mujeres rurales no ser谩 capaz de solucionarlo por si mismo por mucho que el Comisionado para el reto demogr谩fico nos se帽ale como colectivo  imprescindible junto a los y las j贸venes, para fijar la poblaci贸n y el Estatuto de Mujeres rurales de Castilla-La Mancha garantice la cotitularidad de las 378 explotaciones o unidades de producci贸n que existen en nuestro territorio. 

Tambi茅n, hay que trabajar en el dise帽o te贸rico de pacto verde de la PAC donde los modelos de las mujeres encajan perfectamente por ser los mas sostenibles, hay que  apostar por una pol铆tica agraria que no deje abandonadas a las ganaderas de extensivo y a las agricultoras que trabajan desde una perspectiva de sostenibilidad. 

Es ineludible complementar el factor laboral con la lucha contra la violencia machista en el entorno rural donde las mujeres enfrentan mas problemas para su erradicaci贸n y con la reducci贸n de la brecha de los cuidados. Todos ellos son factores que garantizan la emancipaci贸n de las mujeres, no solo de las rurales y para ello es obligado buscar inspiraci贸n y apoyo en lo que siempre ha sido lo que nos ha salvado, como son las redes de ayuda mutua, los cuidados en comunidades de mujeres, la sororidad y el conocimiento compartido muchas veces no escrito transmitido de unas a otras.

Con ello se har谩 atractivo habitar el 谩mbito rural pero adem谩s se garantiza acabar con la doble discriminaci贸n y buscar las soluciones para el arraigo y el desarrollo de los proyectos de vida en el rural, de las mujeres y sus familias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqu铆